domingo, diciembre 5

Aniversario de una Constitución puesta en crisis por el "progresismo"


Hoy celebramos un aniversario más de la Constitución Española, un magnífico texto lleno de consenso y capaz de fundamentar un orden jurídico lleno de paz, seguridad, libertad y progreso, pero que "dicen" está en crisis.


Y realmente el texto merece un 10 destacado, si bien su interpretación no ha seguido la pauta de su sinfonía. La crisis de interpretación tiene sus culpables. Y, por desgracia, se llaman "progresistas" o "mari-acomplejines", si bien el daño, lo que es el daño, lo han hecho esos "jueces" progresistas que han interpretado el texto contra sí mismo y nos han engañado a todos.


La Constitución protege la vida, si bien entra en conflicto cuando dos vidas se contraponen: la vida del niño no nacido y la de su madre. Y esa contraposición resuelta al caso con la prudencia debida y la generosidad de los padres, además del profundo avance técnico, se ha mudado por otra contraposición: la vida de uno: el no nacido; y "el vivir la vida" de otros: madre, padre y familiares que no quieren asumir la responsabilidad de haber llamado a la vida a un ser humano no deseado. Ahí está la principal quiebra constitucional: "no se respeta la vida del más indefenso de los ciudadanos de España y del más inocente de todos ellos"


Los jueces progresistas no se sienten vinculados al dictado de la Constitución. La "libertad les hace verdaderos" y no quieren ser regidos por lo que TODOS nos hemos impuesto. Así que ponen su criterio por encima de la recta interpretación de la Ley de Leyes y hablan de "nuevos tiempos". Su crisis provocada hace que yo me afirme más en la validez de esa norma. Si ellos no la encuentran cómoda es porque es buena. Es una ley que hace cooperar el Estado de las Autonomías en régimen de lealtad con el Gobierno central y ellos la han hecho violentarse contra sí misma al crear oposiciones entre las periferias y "Madrid". Han creado división donde había paz, han creado enemigos donde había miembros de la misma familia, han avanzado en el federalismo cuando nuestra Constitución da a las Autonomías más libertad incluso que a los "Landers" alemanes.


Y además, esta Ley de Leyes es respetuosa con la religión, reconoce el Catolicismo como la mayoritaria en España, reconoce también la libertad de educación y de pensamiento, el derecho a la educación para todos, la no discriminación por el sexo, ideas o religión. Y, sin embargo los progresistas la han prostituido para generar un nuevo conflicto: el Partido Socialista impone su modelo ideológico en las Escuelas Públicas, ataca la libertad en las escuelas religiosas y achaca como radical la educación diferenciada. Y sus "jueces" nombrados no por la imparcialidad sino por su afinidad al Poder, buscan definir un sistema "contra-constitucional" de imposición. La España de TODOS pasa a ser la España educada según los principios, para algunos principios corruptores, de la "ideología progresista".



Y la Constitución, fruto de la concordia de TODOS, pasa con la Ley de la "Memoria Histórica" a resquebrajarse por los odios inducidos desde la "progresía" revanchista. Se daña así la igualdad de las personas al buscar una nueva España donde se exaltan a personas que cometieron profundos crímenes contra la humanidad como las checas y los asesinatos de Paracuellos o los mártires de Barbastro y otras ciudades. Donde a los católicos se les mataba por su fe y ellos en la Constitución aprobaron un perdón universal, hoy se crean monumentos de odio para rememorar no "las otras víctimas" sino, en muchos casos, "los otros verdugos"


La Constitución es magnífica y sería Ley de Leyes si no la prostituísen los que han politizado los Consejos Superiores de Justicia, los progresistas, en su afán de controlar y prostituir también la Democracia para convertirla en su "cortijo" particular donde los demás nos sentamos como ciudadanos de segunda.


La Constitución nos ampara, pero a ella, pobrecita, no la amparan los "Políticos" que juraron o prometieron velar por ella.


frid

3 comentarios:

Carlos Fernández Ocón dijo...

Quizá es porque Contitución y prostitución se confunden a veces, como se parecen...

frid dijo...

Por esa razón podría confundirse Constitución con Educación

Carlos Fernández Ocón dijo...

Muy bueno. Supongo que viste el maletín de la ministra... "Heducación", ya te digo