lunes, noviembre 21

Noche de cambio


 


Por: Federico Rodríguez de Rivera

Unos nos avisaron del miedo que daba que gobernase la derecha, como si no nos diese miedo mantener unos manirrotos en el gobierno. Pero no todo se debe a la economía.

3 comentarios


Una etapa que puso en riesgo la democracia ha pasado. Rodríguez Zapatero, de nefasta memoria para la Histora, pasará como un personaje que intentó gobernar a base de conflicto y división, reavivando los rescoldos del odio entre españoles.

Rajoy ha sido votado por una amplia mayoría que está harta, que son realmente indignados pero que creen en el valor del voto para generar cambios.

Y UPyD poco a poco va mostrando que es un socialismo renovante que podrá decir mucho frente al ya caduco socialismo de Gonzáles y de Zapatero, por lo menos no tiene esa historia de hundimientos nacionales.

Y es claro que le han votado gentes que en otras ocasiones lo hicieron al PSOE, gentes que nunca han votado y los suyos. Y ese trío ha de tenerlo en cuenta: la confianza de los españoles pide un gobierno para todos, sin odios, sin memorias históricas, sin bandos, sin demagogias.

La economía pide un gobierno fuerte, que no se doblegue al chantaje nacionalista, que tenga visión de España y que no permita que se endeuden autonomías y ayuntamientos y luego vayan a "papá" Estado para arreglar sus agujeros. Se pide una unidad en solidaridad, sin victimismos, sin mirarse el ombligo. Todos somos importantes: manchegos, castellanos, catalanes, extemeños, andaluces, vascos, gallegos, etcétera. Y todos tenemos que asumir que a España, autonómica por Constitución, la sacamos todos adelante.

La familia requiere un mayor cuidado: frente de solidaridad voluntaria, primera estructura social, primer lugar donde se educa en virtudes. Y fuente abierta a la vida. La libertad no es libertinaje. La libertad exige cuidar lo mejor, lo que más sirve para el bien social: el matrimonio debe protegerse, debe ayudársele para salir de las crisis sin rupturas, debe facilitarse que tengan los hijos la educación que quieran sus padres, debe facilitarse la conciliación matrimonio-familia-trabajo.

Y ahora toca un ejercicio de malabarismo para ir desmantelando parte del sector público innecesario, para orientar las ayudas al tejido productivo, para dar confianza a españoles e inversores y para tener un gobierno fuerte y solidario.

Y, también, para Mariano Rajoy: aprenda bien el francés, el inglés y el alemán, porque tendrá que tratar mucho con gentes de esas lenguas y no debe pasar otra vez eso de tener un "presidente mudito" porque ni entiende, ni sabe ni quiere.

Ánimo, a trabajar desde ya.

Federico R. de Rivera


domingo, octubre 30

Nos jugamos la educación


 
 
España no aguanta otros cuatro años de gobierno ideológico socialista, enfocado, no tanto al bienestar de los españoles, sino a su adoctrinamiento.
 
Y, más de lo mismo, el vídeo de campaña socialista es una muestra más de las vueltas de tuerca que están presentes en el proyecto socialista contra la libertad de enseñanza, también contra los conciertos que, desaparecerán al hacer posible una escolarización cien por cien pública.
 
Bueno, lo que no desaparecerá, es, pagando, la enseñanza de élite, pues es claro que los dirigentes socialistas quieren para sus hijos la mejor formación posible y "pueden pagarla" porque son los nuevos ricos generados en los dos ciclos de gobierno de los suyos.
 
Las nuevas grandes fortunas son socialistas, el niño del vídeo probablemente sea hijo de un dirigente socialista, las "asistentas" están al servicio de esos líderes socialistas. Y ellas dicen que van a luchar por que sus hijos no tengan un oficio, un trabajo digno pero sencillo, sino para que sean "líderes" del partido, de esos que viven bien.
 
El ABC decía que el PSOE se metía en un charco pues Rubalcaba estudió en un Colegio de élite, como muchos de sus compañeros de la cúpula socialista y como muchos de los hijos de esa cúpula.
 
Si vas a votar, recuerda que ahora los ricos no son de derechas, pues si eres del Partido, de la élite, puedes seguir enriqueciéndote sin que Hacienda tenga orden de investigar, sin que los fiscales tengan en su mesa del despacho una prioridad sobre tu posible extraño enriquecimiento.
 
Por otra parte, si eres una persona que valora la educación de tus hijos, debes saber que no te va a bastar el voto a los populares, deberás exigir que se deroguen leyes y se reconstruya un sistema jurídico que garantice tu derecho a elegir la educación de tus hijos sin cortapisas, sin que el Estado secuestre la voluntad de los padres y sus derechos, y que se vuelva a considerar al Estado como servidor de los intereses de los padres, como subsidiario. Y que fomente la iniciativa privada, social, también religiosa, para la creación de centros de enseñanza.
 
El Estado, después de dos ciclos socialistas, debe aligerar poder para que,  si vuelven en un tercer ciclo, no acabemos definitivamente en la tiranía del partido vestida como tiranía de lo Público.
 
frid

miércoles, octubre 26

La actualidad y las elecciones

 

Nunca proceso electoral ha sido tan movido, sin espera de sorpresas pero que quizá nos haga perder el norte sobre lo que nos jugamos.

 

Antoñete era ayer portada de ABC, mientras Gadafi, ETA. el rescate imposible de Grecia, el enfado de los franceses con la libra inglesa, el terremoto turco, los nuevos fundamentalismos islámicos surgiendo de tiranías islámicas derrocadas y tantas cosas más son noticia. ¿Un intento de sembrar serenidad?
Eso, serenidad pide Rajoy ante un anuncio socialista, de líderes socialistas y progresistas, muestran su respaldarazo al "nacido" proceso vasco. Como dicen varios de nuestros autores: El PSOE da un espaldarazo a ETA con la declaración de los "corruptos de la PAZ", viejas glorias progesistas traídas para escenificar un nuevo modo de lucha por la independencia de una tierra, vasca, que también es la mía, pues español soy y me tengo también raíces en ese territorio.
El robo del País Vasco por un grupo violento que iniciará otro proceso, de exclusión de parte de la ciudadanía y de hechos consumados está latente: la "patata caliente" de la nefasta herencia del peor gobernante de nuestros tiempos democráticos.
El voto pondrá probablemente a alguien más ecuánime en el gobierno de España, el discreto Rajoy que pide serenidad, pues la crisis y el pus del separatismo fomentado por los socialistas creando unos estatutos autonómicos en confrontación con el Estado, están ahí.
Es algo que hace indudable el voto de muchos, aunque conozcamos en nuestra tierra unos y otros candidatos y nuestra preferencia sea discutible; Y, aunque estemos enfadados porque a la gente con criterio esté mejor considerada. Y yo aseguro que esos que hoy han tenido que estar en el equilibrio del si o no me ponen como candidato, serán los más fieles a la política de Estado y a los intereses de Aragón. Porque criterio, calidad humana, prestigio, y lealtad suelen estar unidos.
Tiempo es este para arrimar el hombro, hablar con serenidad, decir verdades aunque sean molestas y, luego... una vez dichas, callar y trabajar también con esos segunda fila que tenemos en la linea de combate. No vamos a retirarnos porque preferiríamos otros. Y, como he dicho, de eso no hablaré más, sino de cómo, entre todos, sacamos Aragón y España adelante.
frid

lunes, octubre 17

Falsos tópicos en el PP

 
Algunos políticos del Partido Popular están corriendo la voz de que "no encuentran cuadros", gente preparada de su partido para cubrir los  puestos de confianza necesarios.
 
Y es curioso que cale y nadie salga a la palestra para comentar dos posibles causas de su búsqueda infructuosa.
 
Una primera es que se manejan con políticos de "primera y única generación", esos que se han dedicado a la política desde que les salieron los dientes de leche y que no tienen otro oficio y beneficio que la demagogia política. Y es cierto que "entre tiburones" no hay cuadros que encontrar. Como dice un amigo, esos políticos sólo sirven para aumentar la pirámide de mando. No saben hacer sino mandar hacer.
 
Otra posibilidad es que tengan "miedo" de promocionar gente de valía; como aquel general que sólo daba informes favorables de sus malos oficiales para quitárselos de en medio, mientras que no promocionaba a los buenos. Así se crea un ejército de "generales incompetentes", pues acaban estando arriba los que tienen menos capacidad y peso específico.
 
La realidad es que el PSOE no tiene problemas en poner cuadro afines. En parte porque sus políticos -es verdad- en general están menos preparados y tienen la osadía del ignorante. Y por otra parte porque saben promocionar a los suyos, a los pocos sabios que tienen los hacen "autoridades mundiales" de su materia.
 
El PP debe aprender a crear cuadros técnicos. No hace falta que los invente: los tiene, lo único que tiene que hacer es aprender del PSOE en la promoción de los suyos. En este caso la valía es casi siempre evidente.
 
frid

miércoles, octubre 12

Hispanidad

 
 
Hoy, 12 de octubre, después de muchos años de cultivar una maravilla tradición, "media Zaragoza" se viste con el traje regional para honrar a la Virgen del Pilar, con una ofrenda de flores, y de cantos, de jotas. La otra media miramos con admiración a la otra mitad.
 
Al tiempo, los residentes en la ciudad, desde sus casas regionales, o nacionales, se unen a la ofrenda con sus trajes típicos, incluso japoneses y filipinos. Los católicos honran a su Madre, y ella nos mira y nos sonríe, bendiciendo a todos los habitantes de Zaragoza.
 
El espectáculo, lleno de ternura, es digno de vivirse. Pero eso no se acaba aquí: la ofrenda de frutos y el Rosario de Cristal del día trece dan un magnífico colofón a una fiesta mariana por antonomasia. Y esa Virgen, en la advocación de Guadalupe y de tantas otras, saltó el charco y es la Patrona de los pueblos de América y de allí donde llegó la civilización española y, también portuguesa. Los peninsulares transmitimos una cultura de profundas raíces cristianas e hicios de esos pueblos "hijos de Nuestra Señora".
 
La Hispanidad está unida a la cultura católica, que es más que judeo-cristiana, más que greco-romana. Es una civilización en la que todos los avances técnicos, filosóficos y sociales pasan por la ternura de la familia, y más aún, por la familia de la Virgen. Los pueblos que se sienten hijos de María gozan de una alegría inconmensurable en los momentos buenos, y de un consuelo eficacísimo en los malos momentos.
 
La Hispanidad es cultura, pero una cultura centrada en la condición del ser humano creado y redimido. Y tiene muchísmo que aportar a una civilización que se tambalea, que propone un mundo sin Dios y sin sentido. La familia, donde se vive la entrega generosa, es la luz para entender cómo construir una sociedad "humana", solidaria y feliz. Y, si además, se le añade la transcendencia de una filiación divina, y una Madre como la Virgen del Pilar, pues es la guinda del progreso... eso sí, trabajando con seriedad y responsabilidad. No esperemos que quien nos hizo humanos, nos resuelva los problemas si no aplicamos nuestras manos al trabajo.
 
frid

domingo, octubre 9

Gobernar para todos

 
 
Sólo ese lema me haría hablar bien de Mariano Rajoy, si bien soy de los que no lo considero el "candidato perfecto para el cambio"; pero es el que hay. Y hace gestos que muestran que es un válido recambio.
 
Se nos había olvidado eso de "gobernar para todos": Tinell, la memoria histórica, la promoción de lo raro, la confrontación, el sectarismo, la división, eran un modo de hacer política preferente en el equipo en el que Rubalcava era de los jugadores seleccionados.
 
Un equipo obsoleto deja paso a otro con ideas llenas de sentido común; un equipo que mide la calidad humana en el pelo del Presidente del Congreso frente a ese "calvo" de la Gaceta, o que pide que creamos y seamos patriotas a los "Ministros de España" y no a esos ex-presidiarios con los que se reunen a comer.
 
Estoy deseando el cambio porque en mis carnes sufrí el aparcamiento que los socialistas hacen con los que tienen la osadía de mostrar sus ideas y apoyar a otras formaciones políticas. Mis cargos populares me han supuesto sólo males. Y ahora tampoco, con el cambio, espero bienes... pero al menos espero normalidad: un funcionario no puede ser aparcado por mera economía de medios.
 
Creo que gobernar para todos significa también gobernar "con el propio equipo", no vaya a ser que el cambio sea sin recambio y tengamos a los mismos sectarios controlando. Pero esos que se van: que si quieren encuentren una ocupación digna, acorde a su formación, para sacarnos, con su trabajo, de la crisis en la que nos metieron.
 
Gobernar para todos es pactar por el bien nacional, es ofrecer a la segunda fuerza política pactos para que el Estado no se disgregue ante el egoísmo de algunos nacionalismos. Pluralidad sí, caprichos no.
 
Gobernar para todos es difícil porque los que están en el seno de sus madres tienen que tener garantizado ¡el derecho a vivir!; y también supone que se inicie una segunda transición para restañar las heridas que el odio de los sectarios han abierto.
 
Gobernar para todos sí; pero con equipo propio y ofreciendo trabajo, no prevendas; haciendo que todos asuman su parte de responsabilidad. Y, como indignado sin incluirme en los que salieron a la calle con sus tiendas: la responsabilidad supone que los que malversan fondos no se vayan de rositas ni de indemnizaciones millonarias.
 
Mariano: esperamos la letra pequeña de tu lema.
 
frid

domingo, octubre 2

Mis esperanzas en Ana Pastor

 
 
El otro día, Benigno Blanco, desde el Foro de la Familia, mostró su alegría ante las declaraciones de Ana Pastor en orden a eliminar la actual ley del aborto socialista. Una esperanza insuficiente pero un camino para el rearme ético de la sociedad española.
 
Lo maligno de una ley que facilita matar seres humanos sin consultar con nadie y que elimina toda traba a algo tan serio como el aborto, hace que la vuelta al control del "crimen" sea un avance; pero eso no es suficiente. No puede existir un negocio que se sostenga matando seres humanos. No puede ser una actividad lucrativa y legal el matar.

No es suficiente que se juzgue al doctor Molins por evasión de impuestos. El asunto es muy serio. El Parlamento aprobó una ley inicua que, por desgracia, no supone ante la ciudadanía un mayoritario rechazo. Diría que la ceguera es ciudadana. No queremos ver en orden a una teoría que nos satisface, que aquieta presuntamente nuestras conciencias, la realidad de la vida humana que late desde el primer momento de la concepción.
 
La regeneración política pasa por el respeto de la dignidad de todo ser humano. También pasa por no catalogar a los españoles por los "míos" y los "otros". El color político no puede ser motivo para eliminar de la construcción de la vida pública a los que no son de mi color. Sólo el sectarismo enfermizo del socialismo zapateril lo ha intentado en nuestra joven democracia.
 
Hemos salido fortalecidos, eso espero, castigando al sectario que tuvimos de presidente y que felizmente nos dejará el 20-N. Y es que su gobierno no fue para promover el bienestar de España sino para inculcar su nefasta y retrógrada visión de la vida y del relativismo ético: para desmontar los valores y sustituirlos por las emociones.
 
Si recuperamos valores, el primer valor es el respeto a toda vida humana: no sólo para respetar el derecho a vivir, sino también para contar con todos para construir una nación que, en plena crisis, necesita que todos arrimemos el hombro y trabajemos.
 
Espero que Ana Pastor, Rajoy y todo ese nuevo equipo no nos defrauden con componendas.
 
frid

sábado, septiembre 24

Intentos fallidos de inventar

 
 
Un amigo reflexionaba sobre el fracaso del progresismo mundial, cuyo fruto inmediato ha sido la mayor crisis mundial del Estado del bienestar.
 
Comentaba que los progresistas, en España sobre todo socialistas, han de reflexionar y concluir que algo falla: o ellos no son el catalizador del progreso inevitable, o es falso que el mundo se entiende desde una posición determinista en la que la Evolución es siempre progreso de las especies hacia lo mejor.
 
La Providencia suena más sencilla: el mundo sigue unos planes más o menos cognoscibles, pero que, en todo momento puede dar la sorpresa y encontrar nuestra laguna infinita de conocimiento: véase los ya conocidos pero escasamente conocidos, esas partículas tan pequeñas que atraviesan la tierra como si fuese un queso de gruyere, los neutrinos.
 
En realidad los planteamientos desesperados de los ideólogos deterministas se han demostrado falsos. Ni el progreso es lineal y hacia adelante: hay involuciones. Ni los progresistas, los socialistas españoles, son su catalizador, más bien son su rémora.
 
Ahora intentan crear ontología desde la ciencia: desde el neutrino podrán ir para atrás en el tiempo y llegar a su inmortalidad soñada en un imposible demostrable. Su eternidad será una moviola del tiempo y jugarán a soñar en películas de ciencia ficción lo que no se atreven a asumir en la vida real: tenemos una sola historia irrepetible y un balance final imposible de manipular.
 
Es curiosa la actitud del hombre de fe: sabe que podemos progresar indefinidamente, pues la inteligencia es una chispa del intelecto divino, pero al tiempo sabe que podemos estropearlo todo y cargarnos los castillos de naipes de un manotazo.
 
En nuestra mano está el bien o el mal, para que elijamos el bien y, realmente progresemos armónicamente desde la ciencia y la mejora personal. Que es el hombre honrado el que honra al mundo, no la calidad de sus edificios la que hace honrado al malvado.
 
frid

domingo, septiembre 18

Nuevos tiempos

 
 
España está en crisis,  Europa está en crisis. Y mucho tiene de culpa el socialismo, el progresismo, que han intentado construir un mundo con valores nuevos, erradicando los que denominan tradicionales.
 
Pero es que lo que consideran obsoleto, por antiguo es la familia y el orden regido por las virtudes humanas. Ahora la ley se fabrica "ex novo", no tiene nada que ver con las exigencias deducibles del orden de la justicia. Pues "justicia" es un concepto muy antiguo, donde cada uno tiene derechos inalienables, por encima del Estado. La persona construye la sociedad, no se disuelve en ella.
 
El socialismo en España ha mostrado su profunda incapacidad para construir un orden social justo y solidario. No es algo casual la corrupción endémica de sus líderes. Su falta de valores ha hecho que se consensúe incluso la costrucción del Estado nacional y autonómico admitiendo claras interpretaciones estatuarias anticonstitucionales; así como su falta de fortaleza para defender lo de todos, el espacio común español donde todos podamos movernos sin considerarnos extranjeros en la propia patria.
 
Los nacionalismos han demostrado su profundo egoísmo, su mirar insolidariamente la tarta del Estado y su falta de visión del interés general. España está cansada de un grupo de irresponsables con responsabilidades políticas.
 
Unos, los socialistas, que intentaron eliminar de la vida pública a los populares en vez de pactar con la otra fuerza mayoritaria los intereses generales. Los otros, aprovechados de la inmadurez humana y política de Rodríguez Zapatero, con la responsabilidad de todo su gobierno y de su partido.
 
Un socialismo que sabía que Zapatero era corrosivo y no lo excluyó de sus filas ni dejó oír voces críticas, es un socialismo débil e incapaz de sacarnos de la crisis.
 
Y es que si la crisis no golpea tan fuertemente a los españoles es porque todavía existe el refugio familiar, la familia sigue siendo la institución más valorada en España. Y la clave está en que ahí no hay egoísmos, ni sectarismos, ni visiones a corto alcance.
 
Por eso, la regeneración de España pasa por valorar los fundamentos sólidos de la sociedad: familia, justicia, prudencia en el gobierno y fortaleza para saber defender el interés general frente al oportunismo del momento.
 
Mi esperanza, que Rajoy, que viene, reconstruya y pronto lo que el insensato y vacío socialismo contemporáneo ha derruido.
 
frid

jueves, agosto 4

Libros de texto y proporcionalidad

Vamos anunciando recortes, pero para dentro de un año, lo que no sé si es una buena medida, pero quizá sirva para estudiar y proponer sugerencias.
 
Siempre he entendido que el mejor modo de afrontar la enseñanza obligatoria es el cheque escolar. Y, con él y la elección del centro, se crea una sana competencia entre centros públicos, concertados y no concertados.
 
No es justo que los padres tengan que pagar todo lo que cuesta la enseñanza en un centro no concertado y, además paguen con sus impuestos lo que les sale gratis a otros en centros concertados. Algo falla cuando además el concierto ha sido un arma de coacción de los socialistas para implantar ideología en la materia escolar y para tener condicionados a los centros de enseñanza sujetos al concierto.
 
Cuando un padre elige un colegio lo puede hacer por buscar un lugar elitista (lo que suele pasar en los ya innumerables ricos socialistas) o porque quiere una buena enseñanza (y a veces no llega porque se ha negado el concierto a ese centro escolar), o porque quiere un lugar barato porque no da valor a la formación.
 
He conocido padres muy sencillos que han gastado TODO por una buena formación de sus hijos. No querían experimentos y, por eso han sacrificado vehículo, vivienda, televisión y diversiones. No son ricos que buscan una élite, son gente sencilla, magníficos padres, que quieren hacer profesionalmente bien su trabajo. Ellos son los grandes paganos del sistema de conciertos y becas actuales.
 
Si sólo se subvenciona el texto escolar en colegios públicos o concertados se es injusto con esos padres. Si el criterio de renta se introduce al margen del centro escolar se está más cerca de la doctrina del "cheque escolar". Si los conciertos se abren a todos los centros privados que los pidan, sin excluir a los que dan enseñanza diferenciada, si no se utiliza el concierto para agobiar e imponer ideología, estamos más cerca de la libertad educativa.
 
¿Habrá fortaleza en los populares para recrear un sistema que fomente de verdad la iniciativa, la libertad, la verdadera elección de los padres?
 
Lo que es claro es que los números compensan: la libertad de elección va unida a la rentabilidad de los recursos, a la eficiencia de los medios educativos y a la calidad de enseñanza.
 
frid

miércoles, agosto 3

Tiempo de realidades, ¿por qué no también de ilusión?

Los gobiernos del Partido Popular están intentando que pongamos los pies en la tierra: la economía va mal y el esfuerzo para sacarla adelante nos toca a todos.
 
 
Su mensaje es claro: ¡no estamos para grandes alegrías!, pero el ciudadano medio pregunta ¿podemos permitirnos alguna? No estamos para grandes proyectos ¿sólo los faraónicos o todos? Porque el ciudadano necesita ilusión, y la ilusión no es sólo enfriar el gasto hasta llegar al nivel de nuestra capacidad.
 
Los socialistas han vendido siempre humo, han derrochado como cigarras lo disponible y han arruinado ya dos veces España. ¿Los populares son sólo las hormigas que trabajan día a día como esclavas o son algo más?
 
Podemos decir que ahora hay que aguantar para poder recuperar la capacidad de los grandes proyectos; también que podemos encontrar la ilusión de lo ordinario, hacer rendir las cosas buenas y sencillas de nuestra vida, el potencial de sol y alegría connatural al español medio. Hay muchas cosas que podemos hacer con ilusión y arrimando todos el hombro.
 
No me resigno a que nos asignen a la "derecha" solamente el trabajo duro; creo que podemos ser sembradores de una alegría realista y sana y, también, motores de grandes proyectos e ilusiones.
 
Probablemente los nuevos "grandes proyectos" requieran una colaboración entre iniciativa pública y privada, entre Estado y autonomías, entre autonomías y ayuntamientos. Quizá sea preciso una selección de los mejores de esos proyectos. Pero si no conseguimos ilusionar a la ciudadanía nos arriesgamos a dejar que, de nuevo, los cantos de sirenas engañen a la gente y vuelvan a elegir un gobierno de cigarras para una tercera ruina económica de España.
 
frid

jueves, julio 28

La deuda autonómica y la crisis

Es curioso que el Gobierno Central ahora recuerde a las Comunidades Autónomas su tarea en la gestión de la crisis cuando, hasta ahora, con un panorama de su color, apenas les llamaba la atención, más aún parecía que ni catalanes ni andaluces generaban déficit.
 
No es honrado ni creíble mirar sólo a un lado y exigir ahora, cuando el color es diferente, lo que deberían haber reclamada antes. Pero se entiende que la debilidad política de Zapatero y su afán de mantenerse a cualquier precio, le llevara a pactos donde la solidaridad autonómica se resquebrajó y el egoísmo en temas económicos, de competencias, de singularidades primó sobre el interés general.
 
España saldrá adelante si todos tiramos del carro, si nadie escaquea el hombro. La solidaridad autonómica es una necesidad. La deuda nos afecta a todos.
 
Los acuerdos del gobierno de González, en el que Rubalbaba ha sido siempre un miembro activo, se han hecho con minorías y, normalmente, aceptando contrapartidas insolidarias, y trasladando a todos la carga de compromisos para una pírrica estabilidad política.
 
Un nuevo modo de hacer política, el de la regeneración, implica que todos los presidentes autonómicos opten por construir hacia el interés general. Podría alguno preguntarse si las autonomías históricamente gobernadas por el PP han hecho su tarea cuando las comunidades más endeudadas son Cataluña, Valencia, Madrid y Andalucía; pero creo que la contestación, quizá llega tarde, pero llega.
 
Los nuevos gobiernos autonómicos del PP nacen con el signo de la austeridad. ¿Suponen un cambio respecto al PSOE?
 
Creo que hay dos razones poderosas para pensar que sí:
 
La primera es que el PP es más de fiar, miente menos y cuando lo hace se le nota más. Su veracidad dará confianza. El PSOE de Zapatero difícilmente decía una verdad, y su gobierno, del que una clave era Rubacaba, está lleno de tramas oscuras, pactos y chivatazos, fomento de la tensión y división entre españoles, lo que ha generado una gran desconfianza ciudadana.
 
La segunda es que el PP "ha puesto manos a la obra", ha reducido consejerías, altos cargos, puestos de confianza y anuncia la liquidación, al menos parcial, del INI autonómico.
 
La crisis no se solucionará sólo con eso, pero son los dos primeros pasos para lograrlo; queda el fomento de la iniciativa empresarial, el trabajo de todos y... el tiempo.
 
frid

martes, julio 26

Código ético en Aragón

La presidenta de nuestra Comunidad acaba de publicar el código ético que regirá al nuevo gobierno aragonés. Personalmente una de las razones importantes de mi voto fue la indiscutible honradez de la candidata. Rudi ha demostrado que no necesita imponerse ese código porque lo vive. Pero está bien la declaración de intenciones que el código manifiesta.
 
Quizá hubiese bastado tres premisas: honradez, servicio a los ciudadanos y  prudencia, porque la capacidad del gobierno se supone, si bien nadie es "superman" o "superwoman" y todos necesitan rodearse de un mínimo de gente que complete sus lagunas o que les aconseje con prudencia sean o no del equipo de gobierno.
 
Esa carta de servicios publicada es también una carta de derechos para el ciudadano. Editada y exigible en cuanto pública muestra un estilo propio imitable en otras Comunidades y en el gobierno central.
 
Ciertamente la clase política, con razón, está desprestigiada: no percibimos su honradez, tampoco su afán de servicio y muy poco su capacidad para el cargo que desempeñan. Incluso se puso de moda, por miedo a los "genios" la mediocridad en las personas promovidas a cargos públicos.
 
El código de Rudi intenta regenerar la acción política y parece un principio de "tolerancia cero" a la corrupción. También supone que es una llamada a sus altos cargos a la responsabilidad y a no defraudarla en la confianza.
 
Hay una labor ingente en la regeneración política. Este código es un primer paso, el segundo es que no tengamos que recordárselo a nadie en los cuatro años del nuevo gobierno.
 
frid

lunes, julio 25

Fernández Alarcón versus Blanco

Normalmente una Consejería o un Ministerio de Obras Públicas era una bicoca. Es un órgano claramente inversor y luego viene el placer de la cinta. Inaugurando pantanos se inmortalizó Franco, los gobiernos demócratas inauguraron autovías y ferrocarriles de alta velocidad hasta que se acabó el gas y, ahora, no inauguran nada.
 
El bueno de Blanco, delfín de Zapatero y, probablemente, de los pocos que creían en él de buena fe, no en vano es un cero en estudios, llegó feliz a ese ministerio y se quedó con el derroche ineficaz del plan E. Y luego pasó a ser el ministro de los recortes.
 
Fernández Alarcón llega a la Consejería inversora con la lección ya dada por Garcés, y tiene el Plan de carretera de la Autonomía en cuarentena.
 
Uno llegó eufórico a gastar y se encontró con que la crisis era una verdad. El bueno de Alarcón ya sabía que llegaba a un gobierno de arcas vacías y que su cargo iba a ser de duro ejercicio. A partir de ese punto todo lo que logre rescatar será un logro.
 
Tarea financiera y de eficiencia de recursos escasos exigen un Consejero con gran cabeza, prudencia, dueño de sus silencios y apañado como una buena ama de casa que no gasta más de lo que ingresa. Si bien tiene su pepito grillo particular que va por ahí con las tijeras de podar anunciadas al viento.
 
Si se requiere gran cabeza no es por el tamaño de la misma sino por su contenido. De ahí que Blanco que tiene su "pepita grilla" se quedó sin palabras y cautivo de sus promesas.
 
Aragón necesita su Plan de Carreteras, eso es evidente por su dispersión de población y su gran territorio. Tendrá que adaptar su disponibilidad presupuestaria y su velocidad de acción y sus pactos con lo ya contratado. Pero igual que el plan de autovías del Estado, las infraestructuras no se pueden aparcar sino moderar su ritmo.
 
No es agradable que a Blanco le recuerden como el que comenzó y no pudo acabar. Pero tampoco sería agradable que nuestro consejero sea recordado por el que ni pudo empezar.
 
frid

sábado, julio 23

La frontera del mal

Enferma está la sociedad sin valores cuando un loco, un grupo de fanáticos, una ideología, un falso progreso, debilitan la vida de los otros para justificar arrebatársela
 
El viernes Oslo y Noruega se vistieron de luto. Un reducido grupo, unos desequilibrados, sembraron la muerte en un país que no conocía mas que el sueño imposible del "Estado del bienestar", un estado anodino que no crea felicidad en nadie. No somos cerditos engordados para el matadero. Sin valores, los locos son más crueles.
 
Pero es que el mundo ha sufrido en este comienzo del tercer milenio, un avance del terrorismo jusfificado por falsos paraísos que no son para todos. La herencia de un fascismo y de un comunismo sangriento no nos han hecho aprender para encontrar modos de erradicar la violencia. El mal siempre busca muertos humanos.
 
En nombre de un falso Dios, de un paraíso inexistente en la tierra, unos hicieron caer las Torres Gemelas, los Cercanías de Madrid, el metro londinense, y tantos y habituales hombres bomba del Oriente. Son los sacrificios al "dios de la muerte", a Balaam, a Mordor, al reino del mal.
 
En nombre de una diferencia de raza, de un nacionalismo excluyente, la ETA que tiene en vela sus armas, sangró España y hizo morir a muchos valientes. Y el mal está ahí porque los asesinos se exaltan entre sí y no condenan sus crueles asesinatos. ¿Les cuesta tanto pedir perdón? Sería el primer paso en serio y sólido para una paz en el reino de la justicia.
 
Y, en nombre del bienestar individual, de la incomodidad del momento, de la molestia de cuidar a un enfermo terminal, matamos a millones en un nuevo holocausto silencioso. No hay supervivientes del aborto. Y otra vez el sacrificio de humanos al "dios de la muerte continúa".
 
Probablemente los asesinatos sean justificados en las mentes enfermas de muchas maneras. Pero ahí, en esos cerebros, se ha pasado la frontera del mal. El remedio no es universal. La formación integral del respeto a TODA vida humana reducirá los actos de barbarie. Pero el mismo hombre, con su libertad, siempre tendrá delante una puerta que no debe traspasar, la que le lleva a justificar su primer asesinato.
 
Mi pésame al pueblo de Noruega y mi pésame a todos los que han perdido a un familiar en cualquiera de esos actos de barbarie del siglo XXI
 
frid

jueves, julio 21

Camps y la regeneración política

Confieso que no sé qué pensar respecto a la dimisión de Camps. Él afirma su inocencia, la prensa progresista su culpabilidad. Rajoy ambiguo como siempre habla de sacrificio y valoración del gesto. La ciudadanía está expectante.
 
Confieso también que no dimitiría Camps si fuese socialista y fuese presidente del Congreso o Presidente de Andalucía. Ahora que los vientos les barren, bien se agarran a las tablas de salvación. O bien, con nuestros dineros, en plena crisis, siguen derrochando para imponer ideología.
 
España va mal porque unos dimiten por unos trajes y otros no dimiten por los robos del los ERE´gates o los regalos al Presidente del Congreso. No hay opción para que los ciudadanos podamos actuar mas que cada cuatro años intentando corregir esas no dimisiones con castigos electorales.
 
Somos un pueblo pacífico, más aún cuando el "pesebre socialista" siembra estómagos agradecidos. Y cuando sin ningún pudor ayudan a los suyos por encima de la pobreza que amenaza a los demás españoles. Dice Garcés, recién nombrado Consejero de Hacienda de Aragón, que hay empresas públicas o participadas que no tienen ninguna razón pues ni son de interés general ni nada que se les parezca. A la vez habla con prudencia: algo habrá que hacer pero que no se asusten los empleados de esos entes públicos o semipúblicos: estaremos pendientes de cómo acoplarles en un nuevo puesto de trabajo. Pero ¡si es un pesebre ajeno!
 
No vamos bien cuando todos queremos que el Estado, la Autonomía o el Ayuntamiento nos ponga un estanco y nos lo ponen.
 
Por cierto... los comercios zaragozanos, los grandes damnificados por el tranvía, reciben el castigo de Belloch y su tripartito: no habrá ayudas por los daños del tranvía. Por protestar ¡os arruinamos!, esos no son pesebre socialista.
 
Consejero aragonés piensa que mientras trabajas con guantes de seda, delicado con las personas que van a ver cómo falsas empresas públicas dejan de ser, nuestro alcalde, cuan Atila, amenaza a nuestros comerciantes, a los que arriesgan su dinero en los puestos de trabajo, con todos los males sin mezcla de bien alguno.
 
Zaragoza castigada por darle un diez sobre treinta y uno a Belloch; Aragón mimado por un Consejero que ya anuncia recortes en Carreteras... espero que habiendo hablado, por eso de coordinarse un poquito, con el Consejero del ramo y pensando si nuestros pueblos se desalojarán por inaccesibles o se desalojarán por facilitarles la vía de abandono. Gran dilema.
 
Pero eso sí, no aceptes trajes, que así caen los populares. Para aceptar algo, ya lo sabes, socialista sin descaro.
 
frid

martes, julio 19

Zaragoza sitiada

La noche pasada, del lunes al martes, sin previo aviso, sin advertir claramente qué es lo que pasaba, las vallas han ocupado Zaragoza.
 
Los guardias municipales tienen que hacer horas extraordinarias para paliar el daño generado al tráfico y a la movilidad urbana. La revolución en el transporte se ha realizado ya para siempre sin debate y sin consenso. La cicatriz urbana que divide la ciudad en dos mitades acaba de aparecer en toda su extensión.
 
Al usar el tranvía todos veremos sus ventajas. Al necesitar tomar un taxi, al querer llevar nuestros suministros a nuestros establecimientos, cuando vayamos a asistir a un enfermo, cuando tengamos que salir de vacaciones o de fin de semana, veremos en serio los inconvenientes.
 
No hay elección de medio de transporte: hay imposición. No hay medios alternativos salvo el andar y la bicicleta. No hay pluralidad sino uniformidad. Y los que vivimos en el Centro de la ciudad pensamos que la degradación será el fruto de la locura unívoca de Belloch y la progresía.
 
Ilustrados pensaron por nosotros y no nos dejaron participar en el debate de tanta enjundia. El equipo anterior de gobierno fue castigado por las urnas. Unos desaparecieron, los otros con diez concejales imponen su progresismo a la fuerza. Y los zaragozanos nos sentimos humillados, asaltados e indignados. Nunca una obra de tanta categoría ha salido con tanta oposición ciudadana y eso que han gastado euros a mansalva en campañas y campañas, en presencia en redes sociales y en querernos convencer que "su elección" fue la nuestra.
 
Seremos usuarios del tranvía, pero por imperativo legal. No nos han dejado otra opción. El caos servido, la revolución del transporte realizada y seguiremos padeciendo cuatro años de progreso, progreso al siglo XIX por la urgencia de hacer obras pacatas y de poco recorrido.
 
frid

Los grupos políticos de izquierdas están asustandos ante la liberación de lo público anunciado por Rudi



Si se asustan quizá pudiéramos pensar que Luisa Fernanda Rudi ha comenzado con buen pie su gobierno, sin embargo todavía el Gobierno no ha tomado ninguna medida y, si nos atenemos a las declaraciones: lo público y lo privado entrarán juntos a satisfacer los servicios sociales, sanitarios y educativos en Aragón.

La Izquierda siempre arroja fantasmas al rostro de la derecha, fantasmas terribles que no arañan porque no existen, pero que crean miedo en sus votantes sin ninguna razón.

Ojala lo público adelgazase en Aragón si los servicios a los ciudadanos no mermasen en cantidad y calidad, y además resultasen más baratos a nuestros bolsillos y más acordes a nuestras elecciones e idearios.

Todos sabemos que lo público como estatal o autonómico debe existir y convivir con lo privado. Hay muchas razones para ello: la calidad y la investigación por una parte, centros de referencia; pero también la necesidad de llegar donde no llega el ciudadano, donde es preciso que el Gobierno aporte el plus económico para que todos y todas, y en todas las partes del territorio aragonés, puedan estar atendidos.

Por otra parte una gran parte de la población aragonesa prefiere la enseñanza privada, la enseñanza en centros religiosos o no; también prefiere la atención social en el entorno familiar y la sanidad de calidad y sin listas de espera.

El fantasma arrojado al rostro de la Rudi es inexistente; hay otros fantasmas... que sigamos engrosando lo público y lo llenemos de ideología, sobre todo en materia educativa. O que se exija claudicación de ideario ante el concierto.

Los conciertos, tanto educativos como asistenciales, deben velar por la calidad del servicio y por la transparencia de las cuentas: el dinero es fruto de nuestros impuestos; pero no pueden incidir para violentar idearios.

La excelencia es doble: en educación la primera excelencia es la de la virtud y los valores, formar personas de una pieza. Su medio: el ideario educativo. La otra excelencia: la calidad de los conocimientos científicos y técnicos es la que debe ser objeto del control de los conciertos.

El miedo a la libertad es el que genera esos fantasmas que la izquierda aragonesa arroja a Rudi.

frid

lunes, julio 18

Algo debería cambiar en Aragón

El otro día leí con asombro que el Gobierno de Luisa Fernanda Rudi planteaba ser una continuidad del anterior, sin grandes cambios. Entiendo que eso es una medida de prudencia: los cambios deben ser paulatinos, y no se puede entrar como un elefante en una chatarrería, pero... ¿no ha sido el modo de gobierno anterior el que nos ha llevado a la bancarrota a todos los españoles? ¿No son los Ayuntamientos y las Comunidades Autónomas responsables importantes del déficit que arrastra España?



Ciertamente la prudencia lleva a hacer auditorías previas que justifiquen los cambios de política del gobierno popular en Aragón, pero también la prudencia lleva a pensar que el modelo que nos arruinó no es buen modelo.



Cuando vemos el museo de arte moderno de Zaragoza, con una desviación del gasto de más de 15 millones de euros, cuando vemos los edificios de la Expo desmantelados, cuando los grandes eventos son una losa para más de la mitad de la ciudadanía de Aragón, cuando hay Comarcas más pequeñas que pueblos diminutos, cuando el gasto social no es proporcional a los ingresos y cuando se ha derrochado tanto como si fuésemos ricos, con el endeudamiento de todos los españoles, algo debe de cambiar.




Bien habla la Presidenta de que es un servicio público la "enseñanza concertada", pero también es un servicio público "toda enseñanza" aunque la paguemos de nuestros bolsillos, como lo es la atención familiar a los mayores y disminuidos, que ahorra al Estado gastos considerables. Es claro que algo ha de cambiar de modo paulatino, pero de modo claro para que entendamos de una vez que el servicio público es el servicio al ciudadano, no el servicio exclusivo de los entes de gobierno del Estado o de la Autonomía.



Algo ha de cambiar si queremos que Aragón, una Autonomía infra-habitada, sea competitiva. Y algo tiene que ver eso con una política familiar abierta a la vida. Algo ha de cambiar si queremos que Aragón no sufra la macrocefalia zaragozana, sin poner la zancadilla a los municipios del entorno de Zaragoza, que llegan prácticamente hasta Huesca.



Es claro que el modelo socializante no ha funcionado, no fomenta la iniciativa ni la competencia. Es claro que algo debe cambiar y no sólo porque no haya dinero y debamos contentarnos en un "socialismo moderado por falta de recursos". Es el sistema de reparto de lo ajeno el que no va. Deberíamos avanzar por otro camino sin olvido de la solidaridad y sin olvido de esa función distributiva del Estado, pero sin ahogar el motor de la riqueza y del desarrollo que es el emprendedor, no el Gobierno.



frid

jueves, julio 7

Honradez en política ¿Una limitación?

Hace mucho tiempo, cuando comencé a interesarme por la política, tenía serias dudas entre el partido aragonés, pues me atraía la honradez de Hipólito Gómez de las Roces, y el PP de entonces, del que me repelía la historia política de Fraga. Sin embargo me decanté por el PP por cierto sentimiento nacional.



En esa época, un amigo al que le apasionaba la política y luego fue Director General, me consultó sobre aceptar un trabajo que le ofrecían o no. Y le comenté: "si quieres dedicarte a la política, no lo cojas, pues podría parecer no claro y sería un asunto del que otros podrían sacar punta y manipularlo". Pensaba que la mujer del César no sólo ha de ser honrada, sino también parecerlo.




Me contó un amigo del PAR que en la época del Hipólito, ser del PAR era un "handicap" político porque se presuponía la honradez.




Y es que ser honrado es tener principios. Y los grupos de poder cambiando el lenguaje, equiparan honrado a rígido. Y descalifican a todos los que defendemos la vida y procuramos no entrar en chanchullos. Y se equivocan. No hay nada más flexible que un organismo vivo, pero ese organismo es sano, es justo. Porque se quiere a las personas se ama la vida. Porque se quiere a las personas se procura ser justo. Porque se quiere a las personas se aplica la epiqueya en la justicia, que adapta la norma a las circunstancias del sujeto.




Hay algo de sano en el movimiento de los indignados: piden la regeneración política; y hay algo que los políticos deben entender, que en eso tienen toda la razón los que acamparon agotando nuestra paciencia.




No es razonable que alguien que tenga fuertes intereses urbanísticos sea concejal o Alcalde de un Ayuntamiento importante, por muy honrado que sea. No es razonable que en Aragón "todo el mundo sepa" lo que pasa con algunos entes públicos, que el rumor sobre determinadas personas esté fundado, que haya millonarios cuyo inicio sea político.




Es razonable pactar la regeneración política aunque nos haga algo de daño a los que nos gusta el mundo político, que raspen la herida, que extirpen tumores y limpien el pus.



Es razonable que se aceleren los procesos penales donde están implicados aforados, que no se eternice el "afaire" de La Muela ni otros, que se clarifiquen los bulos, que "todo el mundo sepa" no por el rumor o la maledicencia sino por la sentencia firme de un Juez.



Es razonable que la honradez vuelva a ser el presupuesto de todo político y que se le busque por ello, que los "amañadores", los que no creen en nada, a los que les da igual hacer que deshacer, sean considerados peligrosos y no gratos.




Es razonable que, si se quiere regenerar la vida política, la honradez deje de ser un hándicap en la vida política.




frid

martes, julio 5

Presupuestos mínimos en política

No quiero hablar de economía, en la que ante la crisis anunciada por unos, negada por otro y encontrada por todos, sí que estamos a mínimos en materia presupuestaria. Pero hay otros mínimos que tienen que ver con la dignidad humana que la civilización occidental ha olvidado.

Los progresistas han abandonado muchos presupuestos mínimos que afirman son de derechas y retrógrados. Curiosamente lo que niegan como caduco son:

El valor inalienable de la vida humana
El valor de la fidelidad en el matrimonio
Los derechos prioritarios de los padres en la educación de los hijos
La libertad de elección en materia educativa
La promoción diferenciada a base de los méritos, del esfuerzo, del trabajo honrado

Podría considerarse de izquierdas aquel que tuviese el centro de gravedad más orientado a lo público y desconfiase de la iniciativa privada, pero no debería considerarse de izquierdas sino una mala persona la que negase los presupuestos anteriores y además atentase contra la libertad de las personas.

La libertad está para algo más que para elegir la juerga o la diversión. Está sobre todo para que la usemos adoptando compromisos, pactos, iniciativas, en definitiva... para construir el tejido social.

Por eso una izquierda con presupuestos mínimos sería una izquierda de matiz social, no de imposición del sistema público. Porque ¿el que atenta contra la libertad no es dictatorial, sea de derechas o de izquierdas?

Por otra parte el matiz de la derecha es, curiosamente, el que más confía en la persona y en el ejercicio de la libertad. Ahí la iniciativa privada es tan apreciada que se prefieren pequeños fallos, pequeñas carencias a una agobiante planificación. Lo público aparece para corregir y para algo muy importante: para velar la seguridad y la estabilidad de un sistema social que permita el ejercicio de la actividad libre de todos en el respeto a los demás.

Cuando los presupuestos mínimos no se respetan, no se protegen, y más bien se atacan, tenemos unos políticos a los que no dejaríamos entrar en nuestra casa, lo mismo que no permitiríamos entrar a ladrones y corruptores.

Algunos como ladrones han quedado, pues no es otra cosa el fraude multimillonario de los ERE-gates andaluces, de los que no tiene culpa la Banca. Y otros como corruptores: basta ver lo que incluyen algunos textos de EpC aprobados por los socialistas gobernantes.

Esperemos que el cambio vaya en la linea del reconocimiento de estos presupuestos mínimos que los socialistas se han cargado.

frid

viernes, julio 1

Las malas compañías de la "Cultura"

España está indignada, no porque San Sebastián sea la capital de la cultura, sino porque un Ayuntamiento, gobernado por Bildu, sea el que va a representar a España como capital europea de la cultura.

Rodríguez Zapatero es responsable de que Bildu esté en las instituciones. Es responsable de su Ministra Sinde. Es responsable de más de la mitad del jurado europeo que eligió a Bildu como portavoz español de la cultura.

Y Bildu arría banderas españolas en el País Vasco y Navarra. Bildu descuelga la foto del Rey en el Ayuntamiento de San Sebastián. Bildu niega la presencia de escoltas para la protección de concejales y diputados. Bildu pide menos presencia de la seguridad del Estado en el País Vasco.

Cultura en España se escribe con Zeta, de "Zeja", de pesebre, de cambalache y de necesidad de cupos para que veamos sus expresiones más doctrinarias que artísticas. Tele Basura, series con todos los "hombres raros del Presidente", películas orientadas a desprestigiar veinte siglos de civilización occidental son congruentes con la elección de San Sebastián más que por los aspectos culturales por su "trayectoria a favor de la paz". ¿Bildu es esa trayectoria? ¿Bildu pide perdón a las verdaderas víctimas de la defensa del sistema democrático?

El lobo se comió a la abuela "Elorza" y Caperucita Zapatero parece que no se ha enterado y le regala una tarta de millones de euros... ¿Para volver a poner el clavo del cuadro descolgado? ¿Para invitar al presidente del Gobierno de España, a su Rey, a sus ministros para que presidan esos actos culturales con el fondo de la bandera de España?

Es curioso. Todos los españoles sabemos donde está el lobo, menos ese presidente y ese equipo que ya están en el tiempo de descuento.

frid

jueves, junio 30

Las tareas pendientes de un presidente saliente




En el debate del Estado de la Nación el actual presidente de España, Rodríguez Zapatero, afirmó que no adelantaría las elecciones porque tiene todavía algunas tareas pendientes que acabar. No piensen que son mejorar la economía, son la continuación de su programa de revolución social a través de las leyes sectarias con las que nos ha ido regalando estos ocho años de horror.




En la Historia de España, si hay justicia, se estudiarán los ocho años de Rodríguez Zapatero como los de un Presidente sembrador de discordia, promotor de la ingeniería social, paladín del aborto, la eutanasia, la equiparación de la unión gay al matrimonio, impulsor de la nueva "Formación del Espíritu Nacional Socialista", y generador de conflictos autonómicos con la reintroducción de los violentos en las instituciones vascas, al tiempo que creaba el peor estado económico de España en democracia.





Si salimos de ésta, y eso espero, lo que no se hará en un santiamén sino en muchos años de trabajo y sacrificio, espero que los socialistas se reinventen y preparen para el futuro relevo democrático a personas con formación, verdaderos demócratas, pacíficos y con sentido de Estado para que no vuelvan a venir los derriba-edificios después de una segunda recuperación económica.





Tarea tendrá Rajoy para conseguir recuperar el sentido de solidaridad de los gobiernos autonómicos entre sí y con el conjunto del Estado. La única ventaja que tendrá sobre Rodríguez Zapatero será el apoyo de Europa para las políticas de austeridad y de trabajo, y -lo que no es poco- la menor corrupción política que hay en su partido, porque el EREgate de Andalucía es de juzgado de guardia.





También tendrá una tarea delicada: redefinir las leyes impuestas por los progresistas para que los valores sean más protegidos por la ley que su contrario: la vida, la familia, la libertad educativa. Y, como no, tendrá que armar a la sociedad de criterios para que se vea como un bien social el esfuerzo, el ejercicio de la virtud, la laboriosidad, la veracidad, la prudencia, la justicia... todo aquello que Rodríguez Zapatero ha negado como existentes desde su interesado relativismo ético.





Si los partidos minoritarios tuviesen un mínimo de dignidad, si no fuesen buscando el regate corto manteniendo al cadáver político de Rodríguez Zapatero, la recuperación sería posible, tanto económica como del tejido social deteriorado por el primer presidente que conozco cuyo lema político era resucitar el odio de las dos Españas para, desde el conflicto, mantenerse como árbitro del caos.




Espero que los españoles tomen nota de un modo de hacer política que no debe repetirse y no escuchen cantos de sirena sino que analicen realidades, aunque supongan actualmente sacrificios importantes.





frid

jueves, junio 23

El fundamentalismo en política

En el mundo occidental, en el que la mayor parte de la clase política está secularizada, puede afirmarse que el único fundamentalismo que incide en la vida pública es el derivado del nuevo progresismo.

Sin embargo, por lo que se puede observar, en el Oriente donde la mayoría es musulmana, hay otro fundamentalismo religioso derivado de la interpretación literal del Corán.

Mientras que en el primer caso son mentes que se consideran privilegiadas las que imponen su visión, una concepción de la vida pública y organización social elaborada por seres humanos; los segundos basan su autoridad en el mandato de Dios.

Los nuevos ilustrados son bastante uniformes en sus planteamientos, lo que asemeja sus postulados a los mandatos de una nueva religión sin Dios. Y, mientras afirman que la verdad es algo relativo o imposible de conocer, derivan como conclusión que el consenso es la clave del asentimiento de la razón, y que debe imponerse a modo de verdad. Al mismo tiempo tienen unos postulados obligatorios cuando el consenso va por distintos derroteros que los suyos (véase el caso húngaro y el escándalo que supone que con fondos de la UE un Estado Soberano promueva la defensa de la vida humana).

Los fundamentalistas religiosos, que no existen en el cristianismo ni en el judaísmo, se basan en algo indiscutible: en la voluntad de Dios; lo que es discutible es que “eso sea la voluntad divina”. Ahí viene bien lo que Benedicto XVI dijo en Ratisbona, Dios no se opone a la razón; Dios es Amor; Dios no se impone sino que Él quiere que el hombre se adhiera a la Verdad con libertad.

Curiosamente estas afirmaciones también están en el Corán, el previo a la Hégira; y muestra como Mahoma en su primera etapa estaba muy cerca del judaísmo y del cristianismo, si bien el cristianismo que conoció fue el de los Evangelios apócrifos.

El fundamentalismo laico es contradictorio: parece humilde al negar a la inteligencia su capacidad natural de conocer la verdad; y sin embargo es tan soberbio que pretende, en ese relativismo aparente, nada menos que alterar la propia naturaleza, siendo su avanzadilla ideológica la ideología de género.

El fundamentalismo islámico también parece humilde al negar a la inteligencia la capacidad de preguntarse cuando deduce algo que parece opuesto al “libro”; pero tiene la latente pretensión de ser el único intérprete de la voz de Dios.

En un equilibrio constructivo, surge la auténtica vía para la convivencia pacífica: la verdadera humildad de pensar que la razón está bien fabricada, por lo que está capacitada para descubrir la verdad; y que Dios, creador del hombre en su integridad, no entra en contradicción con lo que él mismo ha creado. De ahí que puedan establecerse el consenso en la legislación en muchos casos por la evidencia del bien que se deriva de lo legislado y que pueda defenderse esa postura no sólo por el apoyo de un número considerable de personas sino porque se puede mostrar su excelencia o conveniencia.

frid

martes, junio 21

La libertad esclava




Cuando Rodríguez Zapatero afirmó que "la libertad os hace verdaderos", trastocando los términos del famoso texto bíblico "veritas liberabit vos" quiso, sin duda, sentar las bases de una revolución copernicana en el enfoque de la libertad eliminando toda referencia a sus motivaciones.



Una libertad así, sin límites, parece que está ensalzada, pero en su misma elevación lleva su ruina. La libertad sin verdad es ciega. La elección según la apetencia se transforma en espontaneidad y se animaliza. El instinto acaba echando a la razón como centro motor del obrar.



Pero es que esa libertad, así entendida, va contra la propia naturaleza humana y contra toda evidencia. Hay actos que nos hacen daño o lo hacen a los que nos rodean: la borrachera, la drogadicción, el robo, el asesinato, el acto terrorista.



La naturaleza humana o el orden social sufren con determinadas elecciones, y otras –sin embargo- sí que nos hacen libres. El camino de la virtud capacita al hombre y le hace fiable ante los otros, la laboriosidad le hace fructificar, la generosidad introduce paz en el orden social, la alegría genera confianza. Es evidente que esos actos son más acordes al ser del hombre y son el mejor ejercicio de su libertad.



Por eso, porque no todo es igual, porque no es lo mismo eliminar una vida que mantenerla, gozar de un matrimonio estable que fracasarlo en el divorcio, decir la verdad que engañar, las leyes humanas no sólo son el consenso sobre actos igualmente indiferentes, sino que son un ordenamiento hacia el bien del hombre. Y, según ese bien, habrá leyes que se impongan por su propia naturaleza como las que protegen la vida; otras porque son las más convenientes como las que establecen protecciones jurídicas a los contratos; otras porque son fruto de la moda o la cultura de nuestro tiempo.



La libertad no se puede corromper transformándola en indiferencia; su ejercicio debe ser racional aunque las pasiones tengan su parte, pero no puede caer en la sumisión al instinto. Y los legisladores deberían partir de la realidad del hombre para legislar, no de los mundos imaginados que, por irreales, acaban esclavizándonos.



frid

jueves, junio 16

Relativismo contradictorio

La sociedad actual es especialmente sensible a cómo el ser humano manipula la naturaleza, exigiendo que siga su curso natural, mientras que es totalmente permisiva para que manipule su propia naturaleza.

La sociedad actual es demócrata hasta extremos increíbles, llegando incluso a debilitar la autoridad de los padres en la familia o de los maestros en la escuela, o de los jefes en la empresa, mientras que cada vez más impone la voluntad colectiva a la persona individual, avanzando a una tiranía de la mayoría.


La diversidad se anuncia como un bien, y sin embargo esa misma diversidad es puesta en duda cuando una entidad define los principios que la rigen o las reglas para incorporarse a su club; siendo, en especial, más virulenta, cuando se trata de centros educativos.


Todo es relativo en el ser humano, su voluntad se erige contra su propia realidad corporal, mientras que toda transformación del mundo material se ve como una agresión a la naturaleza.


La naturaleza tiene unas leyes que se respetan y se consideran inamovibles, mientras que la naturaleza humana no se respeta y se considera que debe transformarse. La ecología sirve hasta un límite: el respeto a lo natural del ser humano. Los animales y plantas se estudian y se aplica en ellos el método científico, en el hombre se aplica el voluntarismo científico.


El ser humano se considera como mero elemento material, fruto del proceso evolutivo. Y la mente, especialmente de los ilustrados, se considera una plasmación especial de la materia. Y en vez de dejar que siga su curso, pues no creen en la libertad, imponen su programa al azar, sus ideas a la espontaneidad, su ley al libre arbitrio.


Contradicen su determinismo con un férreo control sobre el pensamiento humano, no vaya a ser que sigamos naciendo personas que piensan que el hombre es espiritual y material, es criatura de Dios y copartícipe en la ordenación del mundo material, es un ser diferenciado en su cuerpo por propia naturaleza y con la misma dignidad esencial, es libre y responsable, no puede ser uniforme en su desarrollo pero sí tiene que tener posibilidades parecidas para ello.


En definitiva, su relativismo es una mera escusa para imponer un programa bien definido y un sistema de férreo control sobre el pensamiento.


Espero que sepamos desmontar esos planteamientos.


frid

martes, junio 14

Insensibilidad democrática

Curiosamente, cuando se ha ido descendiendo en la escala de valores, los políticos que han asumido la misión de hacernos caminar por esa senda, han hablado de madurez democrática. El pueblo está maduro para introducir el aborto y así se hizo, y el pueblo no sólo no protestó ante tal bajeza sino que quedó totalmente aturdido.


El camino de la madurez democrática ha sido una caída en picado de la dignidad humana. Se ha introducido el divorcio como un logro y no se ha tenido sensibilidad para captar los dramas emocionales de los cónyuges, así como el daño producido en los hijos. Lo que es un fracaso en el mayor proyecto personal, en la mayor entrega posible a otro, en la mayor contribución al bien social, se ha visto debilitado con el divorcio exprés y con la visión del matrimonio como algo que esclaviza a la mujer porque le ata a los hijos y al marido. Las ataduras del amor se han convertido en cadenas del egoísmo.


Pero la mayor insensibilidad democrática es la producida por aquellos que convierten al niño en el seno de su madre en una parte de su cuerpo que se puede extirpar o en una cosa de inferior categoría que un feto animal de una especie protegida. Y, por evitarse un problema, por eliminar una atadura, se elimina irremisiblemente a un ser humano. Una vez que se es insensible ante la vida de los más inocentes de los hombres, la cuesta abajo es inevitable.


Por eso la insensibilidad que no distingue entre matrimonio y otras uniones que no aportan nada a la sociedad, es la consecuencia lógica de eliminar en las relaciones humanas la específica e irrepetible, fruto del amor, entre un hombre y una mujer abiertas a la vida.


No es que quiera polemizar, pero toda unión no marital no deja de ser para la sociedad que un contrato civil de asociación de intereses.


Ahora los políticos que cuidan de nuestra madurez se plantean un paso más en la insensibilidad social, la eutanasia, basada sobre todo en evitar gastos a la Seguridad Social, cargas a los familiares, y angustias al enfermo. Y, de nuevo, con una solución sin vuelta atrás, se rebaja la dignidad de la vida humana.


No creo que ese sea el último escalón en nuestra insensibilidad creciente, pues acabaremos aceptando que el Estado defina sobre nuestra utilidad, sobre la calidad de nuestra vida, sobre lo que está bien o está mal. Y seremos esclavos de un ente abstracto y cruel sin recursos humanos para salir de ese agujero en el que nos hemos ido metiendo paulatinamente.


Supongo que sólo se recuperará la sensibilidad, la madurez auténtica, cuando haya políticos que con claridad, vuelvan a dar valor a la vida humana y a su capacidad de compromiso.


frid



domingo, junio 12

Normalidad democrática

 
Había escrito que no se recuperaría la normalidad democrática hasta que el PP gobernase algún municipio en Cataluña. Badalona, principalmente, ha sido una realidad.
Y es que Rodríguez Zapatero, de nefasta memoria, había subvertido el orden democrático con su propuesta de eliminar al PP de todas las instituciones. Y los demás partidos, ¡cobardes!, se plegaron a su oportunismo. España se despertó el 22-M más liberal de lo que se esperaban ocho años de acoso y derribo a un partido democrático.
El fantasma del fascismo se arrojó contra la derecha moderada, y se la denominó "derecha extrema" procurando echarle el "sanbenito" de antidemocrática. Esa gran mentira urdida en las cuevas de Ferraz, con Zapatero como principal responsable, intentaba que alguien saltase en legítima defensa y tener la excusa para crear una inmensa bola de nieve: su intento fracasó ante la infinita paciencia de los demócratas que han resistido y han visto que la crisis ha sido el único fruto de esa política. Bueno, más que la crisis, la cerrazón para no verla.
Hoy el PP, en los ayuntamientos de España, pacta, y pacta con PNV, con CiU, con PAR, con CC, con IU, con CHA, incluso con el PSOE y ha logrado el mayor éxito político hasta la fecha. El PP ha recibido la confianza de la ciudadanía para que nos saquen de la crisis, para que compaginen la política social con las medidas de austeridad y con nuevos aires de libertad.
El PP está en condiciones de hacer pactos de Estado, lo que no pueden hacer aquellos que priorizan el sectarismo.
El PSOE debe refundirse hacia el centro izquierda, porque incluso lU ha mostrado un talante más democrático que ellos en muchos sitios, como en Extremadura donde han propiciado un cambio.
España hereda el regalo envenenado de Bildu, del que son responsables los socialistas actuales y que muestra la necesidad de cambiar los criterios en los altos tribunales: Constitucional y Supremo, para primar la sensated a la filiación política.
Confío que quienes se han dado cuenta que la política de acoso y derribo a una fuerza democrática deben ser castigados, les sigan castigando para que un PP votado por los suyos y los centrados de "los otros" haga una reforma en profundidad, una segunda transición hacia la concordia y un gobierno para todos.
Recuerdo que todavía no hemos puesto la última piedra, que quedan unas elecciones y muchos meses para preparar ese cambio, un cambio que no se hará en la calle con la autogestión poética de unos "muy pocos" indignados, sino por el voto responsable y consciente de una multitud de "verdaderos" indignados, que son los que aplican su indignación en el juego democrático.
En las Elecciones Generales os espero.
frid


--
Aragón Liberal
Periódico digital de información y Opinión



lunes, junio 6

Vértigo

El otro día tuvimos una Jornada de Comunicación en el Colegio Mayor Miraflores, y sin entrar en el contenido de todas las ponencias, puedo afirmar que se respiraba un aire de desasosiego ante el avance imprevisible de las nuevas tecnologías en el ámbito de la información.

Muchos de los asistentes y ponentes, personas acostumbradas a marcar la tendencia del progreso, se encontraban como perdidos, sin saber como controlar esos nuevos medios que se les escapan de entre las manos.
En el momento actual un digital, con pocos medios, puede ir compitiendo poco a poco con lo grandes medios; de hecho en el ámbito local ya pueden ser más influyentes. Y hay ejemplos que lo demuestran, aunque escasamente son citados en las reuniones de los macromedios.
Quizá los lectores de un medio en papel, por su inercia y su tradición, parezcan muy estables, si bien las nuevas generaciones para captar la noticia acuden por las mañanas, a primera hora, y por las tardes, al final de la jornada, a las ediciones digitales. Los adivinos del futuro presumen que pasará como con la radio al aparecer la televisión: encontrarán un hueco propio y un periodismo específico para el papel impreso. Sin embargo no se sabe muy bien cual será.
Las grandes plataformas, grandes mastodontes de crear opinión, son prósperas, algunas incluso con pérdidas millonarias pero que los Grandes Bancos, sus deudores, no acaban de ejecutar. El poder es tan inmenso que pérdidas, año tras año, no suponen quiebra. Controlan todo y su función principal no es la información sino la formación o la deformación, el entretenimiento y el poder. Son los grupos más poderosos del planeta.
Por eso, entiendo, que para informar, es más fiable un blog local escrito por una persona seria, un medio local con un mínimo de ética periodística y algún "mirlo blanco" de la comunicación.
Algo pasa cuando los buscadores y las redes sociales van en auge, la publicidad se va a esos medios y los mastodontes de la comunicación hablan de "vértigo", más bien deberían hablar de "preocupación" porque el pensamiento libre se les escapa en la red por las rendijas de entre los dedos.
Su vértigo ¿es porque el control de la opinión no es ya tan segura? ¿es porque antes de existir el manipulado 15-M, ya había una generación de indignados que plasmaba su opinión con libertad y sin cortapisas en el mundo digital?
Han nacido medios nuevos de comunicación, medios que van de persona a persona, de grupo a grupo y que son de coste mínimo al usuario por eso de la ley de los grandes números y por la fuerza de la costumbre, de la sana costumbre de la gratuidad del conocimiento en la red.
Y a mí me parece que las grandes plataformas sienten vértigo, más que porque no entiendan lo que está pasando es por la dificultad de controlar lo que está pasando. Y hablan de ética periodística no tanto para aplicársela a su infinidad de programas basura sino para poner un corsé a la libertad del David que ha sabido entender la "onda" de la red y lanzar con acierto la pedrada de la información certera.
Vienen tiempos en los que se puede generar, a través de grupos y relaciones personales, una nueva red de información veraz o de especial interés para nuevas multitudes. ¿Los veremos o serán abortados antes por medio de legislaciones asfixiantes?
frid

miércoles, junio 1

La naturaleza humana y la política


Hubo un tiempo, no muy lejano, en el que todo el mundo sostenía tanto la inmutabilidad de la naturaleza humana como los principios derivados de ella que estaban en la base de la sociedad civil y política, se era respetuoso con ese primer ecologismo: el humano.


Ese tiempo ahora, curiosamente, parece como muy lejano, porque lo que está de moda es negar todo lo anterior y afirmar que el ser humano se construye, su naturaleza se redefine y se violenta esa primera ecología, mientras reclamamos respeto al medio natural y a mantenerlo inalterado.


Algunos sostienen hoy que el ser humano es como un "virus de la naturaleza", un elemento a limitar y a tratar como una plaga y redefinen políticas de natalidad basadas en dos principios: la reducción del embrión al estado de "cosa", pues su vida es menos valiosa que la de un embrión de chimpancé; y la eliminación de la fortaleza de la familia como elemento responsable de la transmisión de valores obsoletos.


Esos mismos personajes sostienen que la esclavitud ha sido felizmente superada; pero a los embriones y seres humanos antes de nacer los han reducido a unas condiciones peores que la de esclavos: cobayas humanas para la investigación; y mientras claman contra el tráfico de órganos o de blancas, ellos mismos no tienen inconveniente en crear bebés "medicamento".


Los derechos humanos han decaído a ser meros convenios sociales, aprobados o excluidos por el consenso y dejan indefensa la persona que está así totalmente sometida a los otros, a la mayoría o al poder del más fuerte. De hecho las leyes de "no discriminación en el trato" han discriminado al hombre como varón y, en España, incluso han eliminado la carga de la prueba en caso de denuncia de parte.


Es claro que hay un intento consciente de destruir la familia a base de intromisiones en la autonomía familiar con prejuicios ideológicos creando la inseguridad del varón y forzando en la escuela una caída de valores llevando al modelo relativista en contra de la autoridad de los padres.


En el fondo se está buscando un nuevo modelo de estructura social igualitaria e individualista, donde el Estado asuma toda la competencia de la formación de los nuevos ciudadanos, donde la diferencia sexual sea irrelevante, y donde las relaciones hombre - mujer se conviertan en mero consumo de placer sin un proyecto común.


Es claro que ese intento está avocado al fracaso, es corrosivo y anti-natural, anti-ecológico. Sin embargo ha impregnado nuestras leyes vendiéndolo como progreso de la mujer o como lucha por la igualdad.


Nadie reclama actualmente en la sociedad un "machismo" existente más en la imaginación de los autodenominados "progresistas", pero nadie pide que la igualdad de oportunidades o la participación en las tareas del hogar, nos lleven a la "neutralidad" humana y a la eliminación de los papeles diferenciados en la familia.


Y es por eso que, si hay cambios políticos que permitan rehacer el tejido social, sea obligación de los gobernantes volver a reforzar desde la ley la familia y su autonomía.


frid

domingo, mayo 29

Revolución legislativa

No es extraño oír a Rubalcaba que no se arrepiente de ninguna de sus actuaciones en el gobierno de Rodríguez Zapatero, pues ese gobierno no tenía el objetivo de fomentar el bienestar y salvaguardar la libertad de los españoles sin transformar nuestra sociedad a golpe de leyes produciendo una verdadera revolución legislativa que ha alterado profundamente la libertad y la apreciación de lo justo y natural en la vida y relaciones humanas.





Cuando el equipo de Rodríguez Zapatero, o quizá de Rubalcaba a la sombra o no tan a la sombra, dejen el poder, habrán sembrado una serie de leyes que más que regular la convivencia, pretenden una subversión de valores de grandísimo alcance y de consecuencias insospechadas, pues han removido las bases de la estructura social que ha servido a la humanidad desde su origen.






Hace tiempo que el socialismo comprobó que sus tesis son incapaces de generar un sistema que funcione: la miseria del socialismo real que ocultaron los intelectuales comprometidos al final ha mostrado su realidad más que evidente. Pero ellos no han renunciado al materialismo y al afán de transformar la sociedad en otra cosa distinta a la que siempre fue, y ahora miran con atención dos realidades: el dirigismo económico chino con un mínimo de libertad, en especial para los miembros del partido comunista, en materia económica; y la profunda alteración de la realidad que tiene la recién descubierta "ideología de género", que hasta ahora era marginal porque nadie pensaba que pudiese competir con la fortaleza del sistema social basado en la familia.






Hoy su pasión por el cambio, por el progreso a lo desconocido, ha ejercido su poder en la legislación y en la opinión pública haciendo triviales el aborto, el divorcio, la eutanasia, la ingeniería genética, pasando al gran asalto de la redefinición del individuo no tanto por lo que es según su naturaleza sino por su deseo sin límites naturales: el roll es más importante que el ser; el deseo que la capacidad real; y el gran enemigo de ese movimiento es el inmovilismo de la propia naturaleza humana.






Benedicto XVI decía que con la "ideología de género" se ha dado un paso más en la rebelión del hombre con Dios: de la voluntad soberana a la rebelión contra el propio ser corporal, de no aceptar leyes a no aceptar su propio cuerpo. Es un "no me quiero como Tú me has hecho"






La legislación socialista ha sido una contínua batalla prometea contra la familia, la vida humana y la propia corporeidad y ha sembrado tremendas disfunciones en el sistema jurídico e indefensiones a lo que, hasta llegar ellos, era visto como natural, ¡porque era lo natural y deseable!






Sus principios legislativos no han sido para el gobierno de todos los españoles, sino para transformarlos. Para ellos:



La familia estable no se protege, no es un bien.


La vida humana es relativa, y no se protege en el seno de la madre o si nace con discapacidades, o la enfermedad la convierte en una carga familiar o social


La salud es un valor absoluto, cuando falta no hay calidad de vida y se justifica el dejar de vivir.


La corporeidad está subordinada al deseo, la realidad está redefinida con la imaginación y la voluntad es absoluta, aunque no para decidir en contra de lo que definen como progresista


La libertad de elección de modelo educativo es eliminada


La enseñanza obligatoria incluye enseñanza de su ideología


Las actitudes contra-natura son más loables que las naturales en materia sexual


El ateísmo es más loable que la creencia en Dios
Los creyentes son intolerantes




Esas premisas son la clave de su cambio legal, lo que implica que si la sociedad recuperase unos gobernantes con una cabeza normal, no necesariamente muy inteligentes, deberían por vía de urgencia, eliminar esas leyes o trasnformarlas para volver a cimentar la sociedad en la persona, en la familia, en los derechos basados en la dignidad del ser humano, y en una correcta interpretación de los derechos constitucionales, no de la retorcida, falsa y engañosa manera de cargarse la libertad constitucional con sus demagógicas banderas.




Y espero que, como la sociedad parece volver a centrarse, los socialistas se quiten de la chepa a esa panda de locos que se llaman progresistas y viren a una posición centrada en que la sociedad la constituyen hombres y mujeres, no marcianos. Y el ser humano, todo ser humano, debe ser protegido, su vínculo natural es el familiar, su realizarse natural es asociativo y su felicidad relativa en esta tierra pasa por tener un espacio de libertad refugio de su necesaria autonomía.





frid




sábado, mayo 28

Mis pactos deseados


España ha mostrado que sabe lo que quiere en las votaciones del 22-M: unos nuevos actores en la política nacional, un relevo de si´glas y que sea el Partido Popular el que lidere el camino para sacarnos de la crisis. Hay un fuerte motivo económico legítimo: queremos salir del agujero en el que nos metió Rodríguez Zapatero. Mariano Rajoy tiene una gran responsabilidad pues todavía no se ha dado la segunda respuesta: la de las elecciones nacionales.


España no está en tiempos de experimentos sociales, única política clara de Rodríguez Zapatero, ni mucho menos está en tiempos para dar alas a la inseguridad derivada del movimiento asambleario del 15-M.


No estamos en tiempos de espera, aunque las elecciones nacionales estén a la vuelta de la esquina. Las autonomías y los municipios son parte de la estructura de gobierno y parte importante para sacar nuestra nación adelante. Luisa Fernanda Rudi dijo "me dejaré la piel en el intento", los españoles sabemos que llega el momento de arrimar el hombro: trabajo, esfuerzo, generosidad, austeridad, ilusión, iniciativa, en definitiva: un gobierno que gobierne, no que corrompa el sistema social con leyes ideológicas; un gobierno al que le interese la persona concreta y no que se dedique a planificar una nueva humanidad progresista destruyendo el tejido social familiar.

En gran parte de las autonomías el Partido Popular ha alcanzado mayorías absolutas, han recuperado Cantabria después del experimento del personalismo de Revilla, han alcanzado Castilla-La Mancha y todas las mayorías menos en Asturias donde otro personalismo, esta vez ganador, ha dado a Rajoy una lección de poder local a tener en cuenta. Se puede decir que en todas partes las mayorías se han centrado, incluso en el País Vasco, si bien la serpiente sembrada por Rodríguez Zapatero ha pasado a ser la segunda fuerza política y ha creado la incógnita de la posible convivencia pacífica en las provincias vascongadas.


En Aragón los electores han dado una victoria histórica al PP, un PP que ha pagado la penitencia de un desentendimiento con el PAR en tiempos del anterior presidente popular y que no debe cometer los mismos errores del pasado. La voluntad popular le ha legitimado para formar mayorías de gobierno y se muestra contra natura un posible "cuatri-partido" para gobernar en contra del PP.


Pero esos "en contra del PP" muestran claramente que Rodríguez Zapatero ha virado a una izquierda extrema, y ha abandonado el centro. En puridad, la ciudadanía ha elegido a Eloy Suárez para regir la ciudad de Zaragoza, pero las matemáticas no le dan los números y la izquierda extrema ya ha avisado que con el PP ni agua, que sigue vigente el pacto de Tinell a la aragonesa y han mostrado su carácter visceral, radical y de poca madurez democrática. Algo parecido ocurre en Extremadura y en otros lugares. El PSOE todavía tiene que virar y centrarse y, probablemente, renunciar a la ingeniería social de sus inicuas leyes, la última contra la libertad de modelo educativo.


España no alcanzará la madurez democrática con un PSOE liderado por un nostálgico de los tiempos de la Segunda República y de la revolución de Asturias; España sólo tendrá pactos de estado y mayorías de interés general cuando el centro sea el árbitro de las elecciones, España necesita alguien que devuelva la libertad que el PSOE ha ido limitando en su incontinencia legislativa.




Con una vuelta al centro, a una social democracia, los pactos de Estado como los hubo en Alemania serían posibles, y los nacionalismos verían limitada su capacidad de coacción a todos los españoles, las autonomías se gobernarían en cooperación entre ellas y con el conjunto del Estado. El PP no necesita ese viraje pues la "derecha extrema" sólo existe en la lengua viperina de la propaganda de estos socialistas.


El 11 de junio y el 22 nos mostrarán un panorama distinto, pero no será debido a un centrarse de los socialistas sino a una llamada de atención del electorado, harto de un Rodríguez Zapatero que se ha olvidado de la "España real" y ha gobernado hacia la "España ideológica". Sólo pactos de UPN, CiU, PNV, CC aunque sean a nivel municipal con el Partido Popular mostrarán el inicio de algo necesario para la democracia: "la obsolencia del pacto de Tinell o del todos contra el PP", que ha sido la clave de la política nacional en los años de la debacle económica.


frid


miércoles, mayo 25

Heterodoxia

Yo no quiero que todos sean liberales, sino que todos respeten la libertad, si bien cuanto más libertad podamos ejercer más acorde será el binomio: libertad y responsabilidad, un binomio connatural al hombre.



Tampoco quiero que todos sean del Partido Popular, pero sí quiero que se respete su existencia y no se trame su eliminación de la vida pública, ni que se nos califique de "derecha extrema" porque defendemos valores, y tenemos criterios.


No quiero un gobierno sectario, pero sí un gobierno del partido mayoritariamente votado, que tenga en cuenta a todos los demás. Esperanza Aguirre dijo que iba a gobernar pensando en especial en los que lo están pasando mal en estos tiempos de crisis, le hayan votado o no.


No quiero que se desarrolle el cien por cien del programa del vencedor en las urnas, sino que incluya los matices de los pactos, de la flexibilidad para aceptar mejoras propuestas por la ciudadanía o por los partidos de la oposición, si bien hay principios irrenunciables como la libertad, la eficacia y eficiencia en la gestión, la honradez, el respeto a las personas y otros aspectos referentes a las claves del programa del vencedor.


No me gusta un gobierno de los míos para los míos, sino un gobierno "de los míos, contando con los otros, y para todos".


Asumo que la crisis ha hecho que parte del voto popular más que por el ideario popular es por la necesidad de sacar a los españoles de la crisis, lo que será una tarea difícil y ardua que requerirá sacrificio y colaboración también de las otras fuerzas políticas. Asumo que el voto es un rechazo a la política de Rodríguez Zapatero, y por eso, creo que los ciudadanos piden a los nuevos gobiernos:


1.- Trabajo serio para salir de la crisis económica.


2.- Gobiernos no sectarios y capaces de pactos y de formar mayorías que suman, no "contra" nadie.


3.- Gobiernos que den confianza a los ciudadanos, que fomenten la paz y la convivencia, que colaboren entre Comunidades, Ayuntamientos y con el resto del estado español, si bien para eso último lo mejor sería adelantar elecciones y tener ahí otro interlocutor menos rechazado.


4.- Gobiernos respetuosos con la realidad cultural española que, en su mayoría es católica, y que en casi su totalidad valora sobremanera la familia como institución clave para la sociedad.


5.- Honradez, corrupción "cero" y transparencia.


6.- Gobiernos que garanticen el cumplimiento de la ley y que fomenten la independencia de la justicia. Y, por supuesto, jueces que apliquen la ley, no su "ideología".




7.- Humildad, escuchar a los ciudadanos, no endiosamientos que le alejen del pueblo y se conviertan en "ilustrados" o "iluminados" o "progresistas" que traten a la ciudadanía como menores de edad: ni programas de EpC para la "secta", ni "guerras" mal explicadas.




Hoy España ha recordado a Rodríguez Zapatero que no queremos volver a odios y rencores, que el político no es un "fraile predicador del laicismo o de lo que sea", que es un gestor del bien común, del interés general y de las condiciones de vida de TODOS los españoles.




Confío que España se haya despertado más sana después del 22-M


frid

martes, mayo 24

15-M versus 22-M






No tendría nada contra los que piden "democracia real ya" si lo pidiesen en un régimen político como el de Cuba, pero sí cuando la demandan en un estado democrático.


No tendría nada contra los que reclaman democracia real ya se manifestasen contra la corrupción de algunos políticos, si demandasen listas abiertas, si apoyasen a los millones de españoles que deciden su futuro en las urnas, si reclamasen claridad en las cuentas públicas, en la política de subvenciones, en el saneamiento del mercado, en la paz social necesaria para el ejercicio de la libertad.





Pero realmente la corrupción no es su preocupación, si bien está en sus letreros, pues no se han manifestado ante la Junta de Andalucía o ante el Congreso presidido por Bono. Tampoco es su preocupación sanear las elecciones democráticas porque les da igual que salga el Pp, no creo que les hubiese dado igual el PSOE y disimulan malamente su alegría por la "resurrección" de IU y callan ante la presencia de Bildu en los parlamentos.


Los gritos contra la banca y pidiendo su nacionalización tienen el sabor rancio del totalitarismo, su actitud asamblearia al tiempo que sus portavoces reciben consignas y su ocupación contra la ley democrática de los espacios públicos y del tiempo de reflexión muestran que sus miles de personas desprecian el sentir de millones de españoles que se comportan cívicamente ante la ley.


Su "les da igual" lo que millones decidan muestra que la libertad de millones es puesta al mismo nivel que libertad de grupitos.


No tendría nada en contra de los ocupas del 15-M si reclamasen contra la crisis ante el responsable de taparse los ojos ante esa realidad y guiarnos hacia el fiasco económico.


Y si piden libertad, que la ejerzan creando un partido político para jugar al juego democrático; si piden empleo que creen empresas, que se arriesgen en el juego de la libertad, que tengan iniciativas, que paguen impuestos, que limpien las aceras, que respenten las iniciativas sociales de entidades como la Iglesia, que no recreen la inseguridad libertaria.


Si no hay respeto a la ley no hay seguridad jurídica ni verdadera paz; si son insumisos ante la democracia será porque su democracia real ya es equivalente al socialismo real soviético: un paso hacia la tiranía desde el desprecio al Estado de derecho.


frid