miércoles, agosto 3

Tiempo de realidades, ¿por qué no también de ilusión?

Los gobiernos del Partido Popular están intentando que pongamos los pies en la tierra: la economía va mal y el esfuerzo para sacarla adelante nos toca a todos.
 
 
Su mensaje es claro: ¡no estamos para grandes alegrías!, pero el ciudadano medio pregunta ¿podemos permitirnos alguna? No estamos para grandes proyectos ¿sólo los faraónicos o todos? Porque el ciudadano necesita ilusión, y la ilusión no es sólo enfriar el gasto hasta llegar al nivel de nuestra capacidad.
 
Los socialistas han vendido siempre humo, han derrochado como cigarras lo disponible y han arruinado ya dos veces España. ¿Los populares son sólo las hormigas que trabajan día a día como esclavas o son algo más?
 
Podemos decir que ahora hay que aguantar para poder recuperar la capacidad de los grandes proyectos; también que podemos encontrar la ilusión de lo ordinario, hacer rendir las cosas buenas y sencillas de nuestra vida, el potencial de sol y alegría connatural al español medio. Hay muchas cosas que podemos hacer con ilusión y arrimando todos el hombro.
 
No me resigno a que nos asignen a la "derecha" solamente el trabajo duro; creo que podemos ser sembradores de una alegría realista y sana y, también, motores de grandes proyectos e ilusiones.
 
Probablemente los nuevos "grandes proyectos" requieran una colaboración entre iniciativa pública y privada, entre Estado y autonomías, entre autonomías y ayuntamientos. Quizá sea preciso una selección de los mejores de esos proyectos. Pero si no conseguimos ilusionar a la ciudadanía nos arriesgamos a dejar que, de nuevo, los cantos de sirenas engañen a la gente y vuelvan a elegir un gobierno de cigarras para una tercera ruina económica de España.
 
frid

2 comentarios:

Ocón dijo...

Cartapacio,a mí ya me ilusionaría dejar de ver ciertos caretos. Sería un comienzo y entonces veríamos que da de sí el PP, que en principio ilusiona muy poquito.
También me ilusiona una previsible mayor influencia de UPyD en los asuntos.
Veremos.


Un saludo

frid dijo...

En ésto, estoy de acuerdo con su estimada opinión. También querría caras nuevas, no caretas, y gente que no tenga reparos de hablar de lo que piensa.