lunes, enero 5

Mi carta a los Reyes Magos.



Estimados Melchor, Gaspar y Baltasar... me alegra que haya con vosotros un negro pro vida como es Baltasar, que fue a adorar al niño de Belén, y que luciría mejor como Presidente de Estados Unidos que un abortista declarado. Ahí, en esa nación, gran nación, necesitan que le des un barniz de claridad al nuevo presidente para que no confunda progreso con "ensayos contra la vida" y con "puertas hacia la muerte". Aborto e investigación con embriones hacen de Obama un nuevo Herodes... si no cambia a tiempo.

Me alegra que entre vosotros haya un rey con barba blanca, un hombre mayor que vive hasta el último instante de su existencia, que no se cansa, que no pide que le desenchufen, que no va por ahí diciendo que "quiere liberarse de la vida que es un don de Dios" y que no escucha a esos progresistas que sólo dan la "solución última", la eutanasia activa, el asesinato asistido... a nuestros anciando. Cuanto cariño tuvo contigo el Niño Dios al ver a su "Rey anciano".

Me alegra que entre vosotros esté el fuerte Gaspar, el sostén de Melchor, un magnífico segundo que sabe trabajar en oculto, estar ahí, trabajar y dejar que todos los niños admiren y prefieran al Rey Melchor, que es el jefe, o a Baltasar que es el negro. Tu incienso es el buen olor de las virtudes, del trabajo al servicio de los demás, del político honrado, del padre de familia que sabe dejar que su mujer se luzca (como siempre, porque es lo mejor). En definitiva: servicio y humildad. Una maravilla si hubiese muchos "gaspares" en la vida.<

Y, ahora, aparecemos nosotros, los redactores de Aragón Liberal, con nuestros camellos y regalos al Niño Dios: ahí van: nuestros deseos de hacer el bien, de defender la vida, de defender la libertad... y de postrarnos ante ese Niño que habla de vida y perdón.

frid

1 comentario:

dimas dijo...

Así es Frid, contarcorriente, que los reyes te colmen de material para seguir escribiendo.