lunes, abril 21

El Centro de Rajoy




En las elecciones generales se acuñó un término feliz, la "niña de Rajoy". Algunos se entusiasmaron pensando en "renovación" y otros se acordaron de Hedí. Pero otros pensaron que "renovación" era la palabra ideal para el "cambio"... porque en parte la lucha política es "quitar a unos para ponerse otros".


Después de las elecciones, Rajoy eligió el "NO" ... "no a Esperanza" y "no a Gallardón". No, en definitiva, a la alargada sombra de un relevo. Gallegada de no elegir y una "probable tibieza que le está poniendo nervioso". El gallinero "cada vez más revuelto".


En las elecciones debió de creerse la frase que dijo, él no miente, de que "en el pp caben todos, también los socialistas que creen en España y quieren acabar con ETA"... no es de extrañar que el pp acoja un "congreso de social demócratas".


Pero eso que hace del Centro un lugar de encuentro, una "Plaza pública" en la que habitan todos, un ágora de debate, debe hacerle pensar que implica una pelea ideológica importante.


Los modelos políticos que alberga el Partido Popular son muy variados y su resultante es un equilibrio que "a ninguno satisface completamente". Pero el núcleo de ese Partido son los Conservadores y los Liberales, por decirlo de algún modo... "la derecha", sí, la derecha democrática.


Decir a Esperanza, harto del debate interno, que se vaya del Pp al Partido Liberal, o bien que se vaya al Partido Conservador es como decir... iros del PP ¡todos! puesto que el pp es desde ahora el Partido de Rajoy.


Es cierto que en el pp no hay "corrientes", pero hay afinidad de pensamiento. Hay personas que pensamos más cerca del liberalismo que de una social-democracia o que una democracia cristiana pero entendemos que ese partido es de "amplio espectro" y que, al carecer de ideología, forma naturales alianzas que pulsen el Congreso Nacional. Mal hace Rajoy en ponerse nervios y mejor haría pactando con sus barones, porque todos son necesarios y todos tienen legítimas ambiciones.


En periodo pre-congreso el melón siempre se abre, el temple del líder es saber repartirlo, no recogerlo y esconderlo para que nadie lo encuentre. Al fin y al cabo los populares se ven en donde el pp gestiona y es, principalmente, en Madrid, la Joya de la Corona.


No va a ninguna parte tener de "morros" a Gallardón y a Esperanza. Son dos modelos diferentes, pero es que en el Pp, salvo los asuntos clave... cada afiliado tiene su propio modelo. En el pp no hay borregos sino gente bien-pensante, aunque yerre.


Disciplina sí, pero no silencios.


frid

4 comentarios:

Eureka dijo...

Bien, en líneas generales me parece sensato lo que dices, pero una crisis de liderazgo sería un suicidio para el PP ahora.

Un congreso con dos candidaturas igualadas dejaría deslegitimado al líder elegido, sea quien sea,
¿no es mejor para el partido aguantar con este líder que nos ha dado 10'4 millones de votos y ver cómo se desarrolla la oposición?
La opción de elegir a un líder liberal, ¿quién? ¿Aguirre? Aguirre dividiría al partido porque no conseguiría una mayoría clara dentro, y produce rechazo en Catalunya, Andalucía, Euskadi, etc. en fin no sería una líder para ganar elecciones.

Rajoy ha hecho un ejercicio de realismo político ahora mismo, por llamarlo así, y perdón por la licencia. No le queda otra salida que llegar fuerte al congreso del partido.

Tenemos un grave riesgo de escisión, y me temo que el problema viene de Aguirre...

cartapacio.liberal dijo...

Aclarando que no soy contra Rajoy, que el enemigo es Zp... entiendo que está resolviendo mal sus problemas.

frid

H dijo...

Bastante mal...

cartapacio.liberal dijo...

Harto lo deja claro "bastante mal" o más mal casi imposible... y nos hace un mal servicio a todos.