miércoles, marzo 26

Los nuevos Gorgias.

26.3.2008.


Por: Federico Rodríguez

Estoy leyendo un libro muy atractivo, de Gerardo Vidal, sobre "Retratos de la antigüedad clásica", uno de los personajes descritos es Gorgias... y he encontrado en él toda la filosofía de la vida que defiende Zapatero y los nuevos socialistas.

www.aragonliberal.es



Los nuevos Gorgias.
Estoy leyendo un libro muy atractivo, de Gerardo Vidal, sobre "Retratos de la antigüedad clásica", uno de los personajes descritos es Gorgias... y he encontrado en él toda la filosofía de la vida que defiende Zapatero y los nuevos socialistas.
Sus premisas son bien claras... no hay verdad, nada es lo que parece, lo que cuenta es la palabra y con ella "incluso" Elena de Troya es una mujer honrada y recatada. Un genio de la dialéctica que transformó la palabra en sofisma... de de vehículo de la verdad la prostituyó en instrumento del engaño.
En el caso que nos ocupa, a Gorgias le siguieron una serie de discípulos aventajados que encontraron a sus rivales en Sócrates, Platón y Aristóteles. Estos grandes filósofos devolvieron la "dignidad a la palabra", y la volvieron a poner en servicio de la verdad.
Gorgias, léase Zapatero, repite el viejo axioma del relativismo ¡no hay mentira nueva bajo el sol! "el hombre como medida de todas las cosas"... "mi yo creador de la realidad que me interesa"... de la desconfianza de la razón para conocer una verdad inexistente... y acaba llevando a la tiranía de los que, en medio del caos, se erigen en "pacificadores" con asignaturas de "código de circulación" como es la "Educación para la ciudadanía". No hay verdades... pero debe haber un código de conducta para que "los egoísmos individuales" no se agredan entre sí.
Sócrates, en boca de Platón, ironiza a los nuevos sofistas y la autoridad que se autoconfieren "¿Si las opiniones que se forman en nosotros por medio de las sensaciones son verdaderas para cada uno; si nadie (...) es más hábil para discernir la verdad o falsedad con derecho a enseñar a los demás? (...), ¿por qué privilegio ha de creerse Protágoras (discípulo aventajado de Gorgias) con derecho a enseñar a los demás? (...) ¿No es extravagancia insigne querer examinar y refutar mutuamente nuestras opiniones e ideas, si todas ellas son verdaderas para cada uno?"
La realidad intelectual que se concluye del relativismo ético es "el desierto ético" y el "desierto intelectual". Si todo vale, si todo es verdadero porque a mí me lo parece, cualquier opinión debería no sólo respetarse sino considerarla verdadera?
Las matemáticas, la física y las ciencias experimentales no soportan el relativismo filosófico. El determinismo (en el que creen casi como fanáticos de una nueva religión) es contrario al relativismo filosófico.
¿En qué terreno parece que funciona? En el de los intereses, en el del acceso al poder. Pero más que un relativismo es sencillamente un modo de obrar muy sencillo: "todo está bien si trabaja en mi propio beneficio".
Si pudiéramos prever las consecuencias temporales de nuestros actos nos daríamos cuenta que el "nuevo Gorgias", Zapatero... ha sembrado la semilla de la nesciencia en la juventud con la EpC y de la esterilidad con su identidad de género. Su doctrina es un "desierto intelectual y vital" que sólo se refuta como ya pasó en la Antigua Grecia, con personas e inteligencias que nos devuelvan la fe en la naturaleza humana y en su capacidad de conocer.
El sentido común intuye que la verdad es el principio que rige la curiosidad científica y que rige las leyes justas.
frid

1 comentario:

dimas dijo...

Frid, te invito a leer un post que puse recien comenzada mi andadura por este universo blogero.

http://berabe.blogspot.com/2005/11/los-nuevos-sofistas.html