lunes, enero 21

Los derechos de los homosexuales a debate.

21.1.2008. En www.aragonliberal.es



Zapatero hoy es el abanderado del matrimonio de los homosexuales.

Por: Federico Rodríguez

Últimamente algunos amigos que tratan de la homosexualidad me dicen "pobrecitos", cómo os metéis con ellos diciendo que obran mal, que son más propensos a las enfermedades, que no se pueden casar como uno más... Y realmente lo "sienten así"...

0 comentarios


He entrado en un foro de debate sobre los derechos de los homosexuales y pienso que podría ser un buen ejercicio darle vueltas y pensar si no es mejor una legislación diferente para lo que es diferente.


El artículo es : Reconocimiento legal de las uniones homosexuales en catholic.net
El foro de debate está aquí:
click


Últimamente algunos amigos que tratan de la homosexualidad me dicen "pobrecitos", cómo os metéis con ellos diciendo que obran mal, que son más propensos a las enfermedades, que no se pueden casar como uno más... Y realmente lo "sienten así".


El sentimiento no es muy racional, presenta como víctima al que no lo es y no da importancia al que realmente sufre ante esa situación.


No estamos en la época del Renacimiento en la que ser confeso de ejercer la homosexualidad podría ser objeto de condena de muerte, ni tampoco en el Islam, donde sigue siéndolo. Una conducta realmente contra la naturaleza puede o no ser punida por la ley. Y digo conducta que no tendencia.


Una razón que en otro tiempo llevó a punir los actos de homosexualidad no está en el hecho en sí, sino el que es en ese ámbito donde se daban las conductas pederastas y hay que proteger a la infancia.


Podemos pensar que ya son mayorcitos. Pero también podemos pensar que hay otras conductas sexuales que no son inofensivas. El adulterio lesiona la justicia con el otro cónyuge y es causa de divorcio y de separación. Ahí hay una injusticia.


Los homosexuales libremente deciden unirse y vivir juntos. ¿Pero eso qué aporta a la sociedad para que ella se tome la molestia de legislar esas uniones? Desde una visión liberal... "no aportan nada y no es necesario hacer nada"... Ya existen los contratos civiles. ¿Mutuo apoyo? Ya hay sociedades civiles que cubren esos objetivos.


Por eso, considero que ante esa conducta contra natura lo más "liberal" es no legislar nada... y lo más "dirigista" es legislar, y lo más "confuso" es legislar en la equiparación.


Lo diferente requiere normativa diferente. Y la familia requiere protección preferente por la Sociedad porque de ahí salen normalmente los buenos ciudadanos y la continuidad cultural y social de una nación.


La equiparación es una agresión injusta a la familia. La legislación particular es más perjudicial que hacer una normativa en la que a los homosexuales se les permita entrar en un tipo de sociedad civil de ayuda mutua, una figura que también serviría para hermanos o familiares que vivan juntos, o para una fraternidad "laica" como la de un grupo de ex-toxicómanos, o un grupo de ancianos que quisieran asociarse y montar una cooperativa asistencial geriátrica.


La adopción en el entorno homosexual es una agresión contra los derechos del niño, que tiene derecho a "en la medida de lo posible" incorporarse a una familia normal. Otra cosa es que el niño sea hijo de un homosexual. El hijo, "en principio", es una obligación de sus padres.


frid

1 comentario:

Harto dijo...

Excelente. Nos cargas de argumentos sólidos.