martes, abril 18

El camino de la insolidaridad: avance en la diferenciación estatutaria.

Comenta Cromwell que a partir de ahora vive ya en un país independiente, y que le ha cogido de sorpresa. Se acostó español y se despertó con un gobierno soberano de la nación andaluza.

Creo que Cromwell no ha bebido demasiado soberano, pero sí que se ha empapado de soberanía... pero no se preocupe que habrá "soberano" para todos.

¿Os acordáis como los ilustrados españoles en su huída a los países de América Latina desgajaron esos territorios de la Corona? Ahora no es preciso viajar. Es en mi casa donde instauro la revolución disgregadora.

Mañana seguiremos yendo de un lugar a otro en el puente de Semana Santa, de San José, o en las Navidades... al menos formamos parte de la UE y no habrá fronteras aduaneras. Sin embargo los estatuts insolidarios se irán implantando en todo el territorio español y, de hecho, seremos en muy breve tiempo una federación de estados independientes que cederemos al Gobierno central los recursos que, por caridad y no por justicia, nos parezca adecuado... será el Presidente del Gobierno un simple monaguillo que pasará la cesta, la boina, el cachirulo, la barratina, o lo que sea para que cada uno ponga lo que quiera de lo que le sobre para los fondos de solidaridad.

Mañana todavía aguantará el Sistema de la Seguridad Social, la red de carreteras estatales, la aduana, el ejército, la policía nacional... pero con 17 Consejos Judiciales soberanos, con el hecho diferenciador en la atención social, con la normalización lingüística y cultural de cada territorio... nos despertaremos al día siguiente, con una realidad bien diferente (por supuesto que el PER se acaba en este sistema ya que nadie querrá mantener al vecino).

En los próximos presupuestos del Estado veremos una merma importante de recursos enfocados a la gestión común y, sobre todo, al pago de las contribuciones de la Unión Europea. Y ese Estado débil ¿qué negociará para el conjunto de nuestro territorio?

Además, en los siguientes presupuestos veremos el hecho diferenciador: carreteras de primera y de segunda, atenciones y desatenciones en la Seguridad Social y en el Régimen de Pensiones, Sistemas represivos y liberales dentro de nuestro territorio... y, como algo bueno, veraneo garantizado en el Extranjero, familias con ámbito internacional, propiedades en países exóticos aunque vecinos y nuevas lenguas y capitales de países para aprender en Geografía del Mundo.

Federico R. de Rivera

2 comentarios:

Weblogger dijo...

No es necesario que la evolución de los acontecimientos desemboquen en una insolidaridad entre los pueblos de España si se apoya firmemente la existencia del proyecto Europa.

El proyecto España centralizada puede ser un proyecto que está llegando a su fecha de caducidad. No deberíamos alarmarnos sino ver hacia qué resultado indeseable podría desenvolverse un supuesto embrión de proyecto España descentralizada. Por ejemplo, sería indeseable que cada comunidad autónoma, en este grado de inmadurez política y organizacional, disolviera el parlamento central o lo convirtiera en un simple paseíllo de cara a la galería.

España es centralizada cuando los dineros de la solidaridad pasan por la cuenta de Madrid. Pero podría ser de otra forma, es decir, que los dineros de la solidaridad fuesen directamente desde las cuentas de unas comunidades autónomas a las cuentas respectivas de las otras comunidades autónomas. En este caso la centralidad se reduciría a garantizar que efectivamente ocurriera lo que debería ocurrir.

Otro tema es el de las decisiones, es decir, si es en el Parlamento central donde deberían desenvolverse los debates decisivos o si estos deberían desenvolverse en los parlamentos autonómicos. Asimismo cuales sería las limitaciones de los parlamentos autonómicos y cuales los reservados al central es una cuestión crucial.

Supongamos que un proyecto idéntico se desarrollara en Portugal. Las comunidades autónomas portuguesas entrarían en el pool total en juego dentro de la península ibérica y abría que establecer las competencias entre los dos parlamentos centrales, el de Portugal y el de España. Podría, es casi seguro, llegar un momento evolutivo futuro en el que estos parlamentos centrales desaparecieran y sólo quedase eso, es decir, Europa.

Esta idea es dura de tragar por quienes desconfían -o tienen intereses personales hegemónicos v.s. democráticos que es lo usual- del proyecto Europa y no tienen otro horizonte que el proyecto España desde la perspectiva de aquella España disrupta por el Franquismo y es por eso que obsesivamente traen a colación una y otra vez el "recuerdo muerto" de la República v.s. Franquismo. Los proyectos nacionalistas actuales son retorcidamente insolidarios, nacionalismos maquillados de solidaridad, no sólo respecto a las comunidades autónomas que rodean a cada uno de esos nacionalismos sino respecto a los pueblos, regiones o en general comunidades que pretenden conformar Europa.

Todo lo dicho es una opinión, una perspectiva y no una pontificación. Siento mucho no haber logrado el objetivo de ser escueto, el tema es muy extenso y complejo. Comment spellcheched by Orangoo http://orangoo.com/spell/

Saludos

frid dijo...

Estoy de acuerdo con weblogger en el aspecto de que... yendo hacia Europa podría darse el caso que ella nos obligase a esa solidaridad que nos negamos con los estatutos... pero no es práctica habitual en la UE el imponer su política común en los estados miembros en lo que es organización. Europa reclamará su parte para el proyecto común (que cada vez será más difícil conseguir, dará la parte correspondiente al Estado español para financiación de determinados proyectos y esa será la única baza estatal).
Para que Europa imponga algo a un Estado miembro hay mucho camino que recorrer... Y no lo considero el mejor camino, ya que se le trasladaría la inquina a España que se tiene desde los estatutos de la insolidaridad.