sábado, agosto 19

El morbo vende. Grass acelera la publicación de su biografía

El morbo vende.


Grass va a vender sus memorias adelantadas, esperando un éxito seguro. Él ahora es sincero, ahora que alguien ha debido de encontrar el tesoro escondido. Fue de las SS, pero no compartió su ideario. No habló, tuvo miedo. Y de ese silencio el Estado nacional-socialista hizo un cómplice.

A tiempo está de pedir perdón y avergonzarse de no haber hablado antes. Pero él no es el único. ¿Cuántos que militan o militaron en partidos democráticos en Alemania, Francia, Holanda, Italia, tienen un pasado del que avergonzarse? En España, cuantos hijos de fascistas reclaman desde el socialismo la revitalización de la memoria histórica? Y, cuantos, hijos ideológicos del extremismo asesino del socialismo republicano, echan dardos envenenados contra sus propios antepasados al tiempo que no piden perdón por los daños de su ideología elegida.

Este tiempo, en el que la Iglesia inició la “purificación de la memoria” pidiendo perdón por los pecados de los cristianos; en el que yo mismo pido perdón por los daños que haya podido cometer todos los días, los únicos que no piden perdón son los que, desde la izquierda, se erigen en jueces del mundo. ¿Con qué derecho han de tener el beneficio de la comprensión que con otros no practican?

frid

12 comentarios:

Un amigo dijo...

Para tu conocimiento:
Anexo: Político comprometido, Grass ha ofrecido algunas veces su apoyo al Partido Socialdemócrata. Sus escritos políticos están recogidos en varios libros, como Alemania, una unificación insensata (1989), Malos presagios (1992) o Discurso de la pérdida: sobre el declinar de la cultura en la Alemania unida (1993). En 1999 recibió el Premio Nobel de Literatura.

Jesús Domingo dijo...

Con Grass callan

Cuando el entonces cardenal, Joseph Ratzinger hoy Benedicto XVI, fue elegido como sucesor de Juan Pablo II, Papa de origen polaco, algunos medios de comunicación y partidos políticos escorados a la izquierda, indagaron, descarnadamente, en el pasado buscando alguna posible relación entre el joven Ratzinger y el nazismo. De aquellos hechos se llegó a la conclusión que muchos alemanes de toda suerte y condición se vieron arrastrados por las circunstancias excepcionales de un país gobernado por una elite enloquecida, capaz de cualquier desvarío contra la más elemental dignidad humana, por tanto no seria correcto dedicarse a la caza de brujas.

En estos días, Günter Grass, uno de los iconos intelectuales de la izquierda europea, ha confesado su pertenencia juvenil a las SS, es decir, a la organización vinculada con el sector más duro y sanguinario del régimen nacional-socialista. Tal vez esta confesión tardía ayude a comprender que la historia no es un juego de buenos y malos, esto lo deberían tener presente todos los que, en el caso Ratzinger buscaban y no encontraron, ahora callan. ¿Se imaginan que pasaría si un premio Nóbel, con otro aire político, se confesara colaboracionista de los nazis? ¿Más aún, miembro de las SS? Con Grass callan.

Con esto, como con la "Memoria Histórica", reabrirla puede conducir a sorpresas para todos los gustos.

jdm

Ignacio dijo...

Unicos Becarios de la Falange hasta el final de la carrera:
Alfonso Guerra y Felipe González.
Becados del gobierno del opus con Franco (los lopeces)
MAriano Rubio y Miguel Boyer
Becado para estudiar a Lovaina por el Cardenal de Sevilla: Felipe González.
Alardeaba de vestirxe de azul y dar palizas a los rojos:
Mªteresa fernadez de la vogue.
Del Movimiento nacional, de palizas a los rojos en la universidad y eso directamente al PSOE (lo mandaban, no lo hacian)
Barrionuevo, Vera, Rubalcaba.
¿seguimos?

frid dijo...

Creo que deberíamos seguir. No sería mala idea un post sobre "las camisas azules del actual gobierno", y las "miles del gobierno de Felipe", e indagar algo también sobre el otro abuelo de Zapatero.

vitio dijo...

La cuestión es que muchos dirigentes de la derecha vienen del comunismo (Piqué y Pilar de Castillo) y dirigentes de la izquierda vienen del falangismo (Miguel Boyer, Felipe González)

Te agrego en http://euskadi-liberal.lastinfoo.es/
Un saludo.

El Cerrajero dijo...

'No sería mala idea un post sobre "las camisas azules del actual gobierno", y las "miles del gobierno de Felipe", e indagar algo también sobre el otro abuelo de Zapatero'

Se podría titular el artículo 'Gayumbos azules, palominos rojos' xD

Marta dijo...

Sobre el hombre este, recomiendo la columna de hoy de Gabriel Albiac en La Razón. El inicio, disponible en la edición digital, dice así:
"Lo de Grass es mercadotecnia. Bien hecha. Sin su arrebato de sinceridad con sesenta y un años de retraso, su cebolla autobiográfica hubiera tenido un número de lectores equiparable al del resto de sus graves novelas."
Un saludo...

frid dijo...

Un enlace:
http://etimologias2004.blogspot.com/2006/08/gunter-grass-y-su-pasado-en-las-waffen.html
Su justificación para seguir vendiendo libros. ¿Si se hizo nazional-sozialista, luego sozial-demócrata, hizo algo para denunciar los horrores de los sozial-comunistas del otro lado¿ Creo entendido que, los que pudieron, pasaron al otro lado.

Xus dijo...

Grass: 60 años de mentira

La confesión del escritor de 78 años, Günter Grass, famoso por su novela "El
tambor de hojalata" (1957), ha sido sorprendente. Y es que Grass había dicho
anteriormente que fue reclutado en 1944 como auxiliar de artillería y luego
fue prisionero de guerra hasta 1946. Tras el conflicto se convirtió en
declarado pacifista e icono e la izquierda alemana y europea.

En cambio, Grass ha admitido ahora que aquello era mentira, que se presentó
voluntario para enrolarse en un submarino a los 15 años, pero fue rechazado.
Posteriormente, con 17 años, le llamaron de las SS.

El premio Nóbel de Literatura, se ha convertido en objeto de reproches de
escritores, críticos literarios, historiadores y políticos por su tardanza
en confesar que fue miembro de las Waffen SS de Hitler. No hay duda que ha
pecado de cinismo al afirmar que no lo dijo antes para no correr el riesgo
de no hacerse con el Nóbel.

No hay duda que tras 60 años esta confesión llega un poco tarde. Pues cuesta
entender cómo alguien que durante décadas se declara una autoridad moral
(..) puede dejar esto a un lado. No puede ser castigado por ser un miembro
de las SS, pero lo puede ser por mentir durante 60 años. ¿Cuántos
merecedores del premio Nóbel no la han recibido por sus creencias? Pienso
que honradamente, aunque sea de literatura, lo debería devolver.

Xus

frid dijo...

Es sencillo, Xus... si se está en la ideología adecuada la mentira es parte de su juego (nazional-sozialismo)... en España tenemos hoy un ejemplo.

frid dijo...

Grass y nuestros progresistas


He encontrado magnifico como han tratado el caso Grass algunos columnistas que se definen como progresistas, ha encontrado todos los argumentos posibles para justificarle, lo único que encuentra como abominable sería la utilización de una manifestación que pretende ser espontánea y de arrepentimiento con fines puramente mercantiles. Pare que Grass está utilizado la declaración como promoción de su último libro.

“El hecho en sí mismo –la pertenencia de Grass a las SS nazis en su adolescencia, en el final de la guerra mundial- decía uno de nuestros columnistas, no es relevante en sí mismo porque cabe aplicar automáticamente un montón de eximentes que abarcan desde la edad, a la situación de derrumbe de Alemania y a la ignorancia debida precisamente a la edad y a la publicidad abrumadora, de algunos aspectos del régimen nazi. Es más difícil de explicar el prolongado silencio del autor, pero también cabría interpretar que el peso de la culpa impedido aflorar la sinceridad”.

Eso sí se le pide un acto de seriedad, como para seguir justificando o tener motivos para no quedar mal, por eso afirman de diversas maneras que “No estaría de más que Günter Grass hiciera un gesto de distancia entre sus intereses mercantiles y las manifestaciones realizadas para despejar la única duda insoportable de este asunto que es la presunción de que lo está utilizando para vender más libros”. Quieren decir que lo importante no es que haya sido nazi, que haya pertenecido a la SS, que nos haya hecho creer era un hombre honesto buque insignia del progresismo europeo, que nos haya estado engañando durante más de 60 años, sino que aún haga negocio con ello. ¿No les parece que se trata de un modelo de coherencia? Pues da la sensación que ha vivido en cada tiempo según convenía.


Jesús Martínez

frid dijo...

Tienen que ir preparando el terreno para su sueño dorado: un nuevo socialismo totalitario que entre suavemente, con sensación de libertad; pero de cintura para abajo. Son congruentes: la verdad se contruye; y tienes razón: su acierto... estar en el sitio adecuado en cada momento.