viernes, agosto 11

Una apología de la familia.

Benedicto XVI nos recordó en Valencia la importancia de la familia

Con libertad, sin miedos, difunde la doctrina del Papa. Muchos hemos asistido al Encuentro de las Familias en Valencia, unos lo han visto por la tele, otros habrán leído el mensaje que ha venido a traernos Benedicto XVI. A todos ha calado y ha quedado bastante claro lo que nos ha querido transmitir. La familia es una institución intermedia entre el individuo y la sociedad, y nada la puede suplir totalmente. Ella misma se apoya sobre todo en una profunda relación interpersonal entre el esposo y la esposa, sostenida por el afecto y comprensión mutua.

El matrimonio cristiano es lo que era, lo que es y lo que seguirá siendo. No podemos permitir que nos abofeteen a diario con noticias -que son escasas- pero que salen a la luz. Lo que hemos visto en Valencia nos está diciendo que la familia es lo que importa y lo que más valora nuestra sociedad. Aunque tengamos el ambiente en contra, hay una parte muy importante de la familia que proclama a ésta, como la institución más valorada. El amor, entrega y fidelidad de los padres, así como la concordia en la familia, es el mejor testimonio que podemos dejar a nuestros hijos y a la sociedad.

Margarita Toledano

13 comentarios:

Cartapacio dijo...

Parece sorprendente que se tenga que defender lo obvio. Leyendo a Chesterton, comenta que la familia era algo sagrado incluso en el mundo pagano. Los romanos tenian los dioses lares para cuidar de ella; los orientales tienen veneración a los antepasados. Así pues tanto el cristianismo como el paganismo (y por supuesto toda religión), alaban esa institución que proviene de la noche de los tiempos, desde que los ojos de ella se prendaron de los ojos de él o viceversa. No hacían falta palabras, bastaba verse en el interior del corazón ajeno. En ese sentido el mensaje de Benedicto XVI no es sólo para los cristianos, sino para toda persona normalmente constituida. Y lo demás es, sencillamente, querer hacer experimentos, y no exactamente con gaseosa, sino con una de las claves más importantes de la felicidad humana.
Enhorabuena por el artículo.

Cartapacio.liberal

jesús domingo dijo...

El matrimonio y la familia:

El V Encuentro Mundial de la Familias ha servido, entre otras muchas cosa, para darnos cuenta que estamos en un tiempo en el que se ha oscurecido no sólo el valor y el carácter sagrado del matrimonio y de la familia, sino que se está impidiendo su recta comprensión y explicación racional. El matrimonio no es un contrato de egoísmos, una coexistencia negociada de extraños, no es un producto cultural. Tampoco es efecto de relaciones económicas, ni una imposición de los poderes públicos. El matrimonio y la familia son premisas en la existencia humana y en la generación de la vida; vehículos y garantías del futuro de la sociedad.

El primer síntoma de riesgo evidente de devastación de lo humano se encuentra en los ataques al matrimonio y a la familia que potencia una cierta cultura ambiental. Estamos aún a tiempo de hacer un esfuerzo educativo y explicativo para que las dificultades con las que se encuentran el matrimonio y la familia se superen sobre la base de la fidelidad y de la confianza mutua, virtudes que hacen al hombre ser hombre. Si somos capaces de transmitir estas ideas el V EMF, la visita del Papa y los esfuerzos de millares de valencianos habrán valido la pena.

Jesús Domingo

María Jesús Fanjul dijo...

En defensa de la familia.

A mí me parece que en un partido político hay muchas personas que no están de acuerdo con algunas líneas maestras del mismo. Yo denuncio y me declaro en contra de la equiparación de las uniones homosexuales al matrimonio, simplemente porque, aunque los políticos se empeñen, tales uniones nunca serán matrimonio. Y me declaro en contra no porque sea o no de un partido (no soy de ninguno). Del mismo modo, seguro que en el partido socialista hay también personas que están en contra de semejante disparate.

¿Por qué no se manifiestan? Supongo que por no perder su "puesto" o lo que sea. Hay que ser muy valiente -siempre ha sido así en la Historia- para defender aquello en lo que verdaderamente se cree aun a costa del patrimonio, del honor e incluso de la vida. Ese valor del matrimonio es anterior al Estado y al cristianismo, multisecular.

María Jesús Fanjul

María Fernández dijo...

El PP y la Familia

Aplaudo, aprovechando la entrada sobre el tema familiar, la actitud del diputado Jorge Fernández Díaz, del PP, denunciando la actitud de Ruiz-Gallardón por apartarse de la línea del Partido Popular de defensa de la familia. Manifiesta, de esa manera, su coherencia cristiana. Como católica, me avergüenzo de políticos como Ruiz Gallardón que encienden una vela a Dios y otra al diablo. El 29 de julio, este Alcalde ofició la unión civil de dos homosexuales como si se tratara de un matrimonio. Si el Partido Popular permanece impasible ante esas incoherencias de bulto, de personajes señalados en sus filas, pensaré que su presencia en la gran Manifestación de la Familia en junio de 2005 en Madrid y en la de noviembre sobre Educación, no fueron más que una hipocresía para engañarnos y atraerse nuestros votos. O Rajoy y el Partido Popular dejan de hacer el “tonto” y manifiestan con firmeza su defensa de la familia, o tendrán muchos votantes que perder y muy pocos que ganar, si es que así ganan alguno. ¿Creen que con esos guiños se van a atraer los votos socialistas? ¿No se dan cuenta de que lo que harán será perder a muchos de los propios que tendrían seguros y comenzar a escindir la derecha, de lo que estaría encantada la izquierda? Que manifiesten de una vez, con obras y palabras, que son defensores, contra viento y marea, de la familia y de los valores inmutables.

María Fernández Vicente.

Valentín Abelenda dijo...

Un viaje pastoral

Antes del viaje del Papa a Valencia corrieron rumores interesados que han llegado a medio mundo sobre la posible politización del mismo. Por lo que pudimos comprobar los asistentes directamente y, a través de los medios, millones de personas, el evento de Valencia no fue contra nada ni contra nadie sino a favor de la familia, como institución básica de la sociedad, decisiva tanto para creyentes como para no creyentes, y lugar por excelencia en el que se fragua el futuro de la humanidad.

El programa del viaje del Papa no fue un programa político. Benedicto XVI estuvo en Valencia a presentar el Evangelio de la Familia y a acompañar a millones de católicos que, presencialmente, o a distancia, seguimos el encuentro desde todos los rincones del mundo. No vez más se equivocaron quienes han querido hacer creer a la opinión pública que el viaje del Papa era en esta ocasión otra cosa distinta a lo que siempre son los viajes del Santo Padre, enmarcados en los Encuentros Mundiales de las Familias, que inició Juan Pablo II.

No ha habido nada extraño en ello, ni ha constituido ninguna sorpresa, salvo para quiénes no conocen ni al Papa ni a la gran familia cristiana que es la Iglesia.

Valentín Abelenda Carrillo

María Vicente dijo...

“Nos gustaría que viniera el Papa, pero de otra manera"

He leído un artículo en una revista, titulado “Nos gustaría que viniera el Papa, pero de otra manera" (julio de 2006) “Esteban y Ana”, que así se llama el matrimonio en cuestión, no comulgan-él al menos, pues lo dice-, con la moral de la Iglesia y cita, en concreto, a la familia y los anticonceptivos. ¿Sabe, ese señor, que no se es católico si se rechaza la moral católica? Antiguamente se hablaba de herejías contra la fe (arrianismo, etc); ahora hay herejías morales. Algo que también me resulta chocante en el artículo: pregunta Esteban a qué viene el Papa, “¿ a un encuentro mundial sólo de familias canónicas? ¿Y las que son católicas pero no canónicas, para esas no viene? El Papa ha venido para todas las familias que quieran recibirle y escucharle; la familia no tiene adjetivos y es anterior al Estado y a la Iglesia. ¿Cómo puede entenderse lo de católica y no canónica? ¿No es ello una incoherencia? ¿Sabe ese señor, que la Iglesia es de ayer, de hoy y lo será de siempre, que no está sujeta a cambios en lo esencial por modas o ideologías? A ver si lo que le ocurre es que él está “fuera”. Él mismo dice: “A lo mejor, a ratos estoy fuera...” , para concluir: “Se puede ser disidente en la Iglesia , una comunidad donde se respeten los planteamientos de todos. Los míos, los de los Kikos”. Mire usted, en la Iglesia se puede ser de los Kikos o de otra organización o de ninguna, ser un santo o un pecador; pero lo que no es compatible es ser católico y no comulgar con la doctrina de fe y moral que explicita la Iglesia en su Catecismo.
Aprecio la Revista Reinado Social y le agradezco que me ayudara tantísimo a convertirme a Cristo en el inicio de mi adolescencia. Creo que artículos como éste, no alientan al lector y sí pueden confundir a los menos formados

María Vicente

frid dijo...

Agradezco todas estas cartas remitidas. Si bien, con respecto a la última puntualizaría algo: se puede ser católico y no vivir como católico, por eso está, entre otras razones, la posibilidad de acudir al Sacramento de la Confesión y pedir perdón. También se puede pensar que el Papa vino a Valencia además de para los católicos para aquellos que querían oir su mensaje sobre la familia, mensaje válido para todos los hombres, si bien ahora está algo oscurecido por la propaganda antifamiliar.
Salvo esos matices, el artículo de M. Vicente merece toda mi aprobación.

frid dijo...

Incorporo a este abanico de cartas la mía propia:

Lo bueno de ser católico:


Como tantos otros que estuvimos en Valencia, más de un millón y medio de personas de toda condición social, cultural y de todo tipo de edades, pudimos disfrutar de la compañía de nuestro padre común, del abuelo de la humanidad, del papa Benedicto. Y en esa reunión de familia no se habló de política de partidos; se habló, lógicamente de lo que alegra y preocupa a una familia cristiana y a una familia normal y sencilla.

Hablamos de los hijos, de su educación en libertad y en la entrega generosa de su vida a grandes ideales; hablamos del amor de los esposos, y de su vocación a la permancia, hasta llegar a ser uno del otro el báculo de su vejez. Por eso también hablamos de los abuelos, testigos de la historia, libros vivientes y necesitados de nuestro cariño. Y hablamos de nuestro padre Dios, de su designio amoroso para todos los hombres.

También se habló de la visión del hombre como ser en relación, como necesitado de los demás y como criatura de Dios.

En contraposición estuvo otra visión del hombre: la del hombre autosuficiente, egoísta, que se hace y se vale por sí mismo. Pero no se insistió en lo negativo, se insistió en el Amor. Deus Charitas est, y sus hijos son personas que saben amar y aman la libertad como el don más preciado de Dios. Y esa libertad está abierta al compromiso: con la mujer, con los hijos, con los abuelos, con los familiares y amigos, con la sociedad, con la propia naturaleza.

De todas estas cosas se habló en un ambiente festivo y familiar. ¿De eso tiene miedo Pepiño Blanco, Zapatero, Carod, y todos sus amigos de la izquierda marxista? Será porque tienen miedo a la libertad y no soportan ver un ejemplo como en que se dio en Valencia: sin necesidad de consignas, se comprobó una vez más "cómo se aman los cristianos".

frid

vitio dijo...

(Preciosas fotos en tu otra bitácora, deberías aceptar comentarios y así poder hablar de los Pirineos, que yo he estado este verano y me han encantado)
Un saludo, vitio.

Margarita dijo...

Los cristianos, tenemos que defender nuestra identidad

Los cristianos, tenemos que defender nuestra identidad. Con libertad, sin miedos, difunde la doctrina del Papa. Muchos hemos asistido al Encuentro de las Familias en Valencia, otros los han visto por la tele, otros habrán leído el mensaje que ha venido a traernos Benedicto XVI. A todos ha calado y ha quedado bastante claro lo que nos ha querido transmitir. La familia es una institución intermedia entre el individuo y la sociedad, y nada la puede suplir totalmente. Ella misma se apoya sobre todo en una profunda relación interpersonal entre el esposo y la esposa, sostenida por el afecto y comprensión mutua.

El matrimonio cristiano es lo que era, lo que es y lo que seguirá siendo. No podemos permitir que nos abofeteen a diario con noticias –que son escasas- pero salen a la luz. Pero lo que hemos visto en Valencia nos está diciendo que la familia es lo que importa y lo que más se valora en nuestra sociedad. Aunque tengamos el ambiente en contra, hay una parte muy importante de la familia que proclama a ésta, como la institución más valorada. El amor, entrega y fidelidad de los padres, así como la concordia en la familia, es el mejor testimonio que podemos dejar a nuestros hijos y a la sociedad.

Margarita Toledano Arias

frid dijo...

Margarita:
Debemos convencer a los no cristianos que el matrimono que defendemos es también para ellos el mejor modelo: la estabilidad, la generosidad con los hijos, la confianza en Dios si son creyentes, la formación en las virtudes, todos esos valores les hacen artistas que esculpen una maravillosa vida, en los hijos, que se sentirá orgullosa de sus padres.

margarita dijo...

Gracias, llevas razón, el amor, la generosidad, la fidelidad, pueden ser compatibles con todas las creencias o agnosticismo.

Margarita

Rafael del Barco Carreras dijo...

ELECCIONES 2008

Los Fernández Díaz

El PP en Barcelona



Rafael del Barco Carreras



En equipo con Joseph Piqué Camps, hombre políticamente creado por Pujol, y colaborador (empleado) de Javier de la Rosa. Con esos antecedentes cualquier equipo político debiera desaparecer y dedicarse a anexas empresas, o en las de Lara de Planeta, otra estrella. En Madrid, Jorge Fernández Díaz, en Barcelona Alberto Fernández Díaz, y con Enrique Lacalle Coll, financiado por De la Rosa, quizá por conocer con exactitud por sus cargos en el Ayuntamiento y Consorcio de la Zona Franca el destino, forma y maneras, del Gran Desfalco. No en vano se sentaba en las mismas asambleas que los otros financiados, los socialistas de Serra y Maragall.

Me equivoqué al escribir sobre el mayor, Jorge. Yo le tenía por abogado, él ni lo recordará, cuando visitaba el locutorio de “jueces y abogados” por los 80 en La Modelo, por el caso Seguros Sociales, y resulta que es ingeniero, y era, inspector del Ministerio de Trabajo. ¿Qué hacía allí un Inspector de Trabajo presentado como abogado en un caso donde con absoluta seguridad habían inspectores de Trabajo involucrados?. Un caso que de darle la publicidad que merece entra de lleno en la Gran Corrupción, www.lagrancorrupcion.com. Cien importantes empresarios involucrados, cuarenta detenidos, todos en libertad con fianza a los máximo cuatro meses, y Juan Piqué Vidal, defensor de la mayoría, y de uno o dos, Pascual Estevill, unos detenidos y otros, curiosamente, no, y juzgados diez años después sin ingresos en prisión. Liquidaciones falsas, no ingresadas, con sellos y registro. Cobraban en efectivo el 10 % de la deuda, y liquidada. Nunca jamás se detuvo en Barcelona a tanto empresario, ni con los cientos involucrados en algo parecido, las liquidaciones por IVA, también en manos de Piqué Vidal y Pascual Estevill (una de las operaciones de sus extorsiones). Lo viví, y lo cuenta Antoni Piñol, secretario de Juan Piqué Vidal (que entró en la Fiscalía a denunciar a su Jefe y salió como denunciado), en su escaso libro “La toga manchada de Piqué Vidal”, Ediciones de la Tempestad, 1998, con Vicens Cardellach Marsá y su gestoría, presidente casi vitalicio del Colegio de Graduados Sociales. ¡Otra víctima, Antoni Piñol!.