sábado, septiembre 30

Diálogo imposible: socialistas y sociedad

Diálogo imposible: socialistas y sociedad.

El problema del diálogo de la sociedad con el socialismo estriba en el fundamentalismo del que peca el socialismo. Su posición, derivada del marxismo, de considerarse el “motor” de la Historia no es, en absoluto, una posición humilde ante la posible aportación del otro; lo más que lleva es a una posición paternalista, de comprensión al niño o al ignorante que se ha de catequizar.

Por eso, cuando un socialista te admite en la mesa de diálogo, lo más que te admite es a una mesa de juego, de juego de ajedrez, en la que él siempre juega con las blancas. Su objetivo: el jaque-mate: la imposición de su modelo. Para ello te irá, en cada acuerdo, eliminando alguna pieza del tablero. Por esa razón él no ve enfrente personas sino contrincantes. Y, si uno hace cálculos, le sobra exactamente la mitad de la gente al inicio de la partida.

Piezas negras, y por tanto sobrantes: la Iglesia, los partidos de derechas y de centro, la familia, las virtudes, el bien, Dios, la ética.

Para continuar la partida, la única pieza que respeta, porque sabe que si no pierde, es el Rey Blanco, que es “sencillamente” el partido, la élite dirigente. Puede permitirse fácilmente un sacrificio de peones. Por eso admite acuerdos parciales, pensando siempre en la jugada final, la del jaque mate.

Peones blancos, y por tanto prescindibles: la unidad de España, la Constitución que nos acoge, Navarra, la independencia del país Vasco, la seguridad económica, la credibilidad internacional.

A veces les sale mal la partida y pierden. Qué pasa entonces: tiran el tablero al suelo y exigen que se reinicie el diálogo, hasta que ganan. Entonces se acabó todo tipo de diálogo. Ahora sólo cabe la construcción del “paraíso socialista”, del que ellos, “su motor” tienen la clave.

Ejemplo de partidas perdidas: las elecciones mexicanas; la victoria de Aznar en las elecciones pasadas. En ambos casos la presión ha sobrepasado el límite democrático a través de la presión de masas en México y de manipulación sectaria de los medios y eslóganes, cual “noche de los cuchillos largos” en España.

Por eso, cuando los socialistas hablan de diálogo, hay que saber que lo admiten sólo cuando todavía en el tablero hay una opción de que ganen la partida.

frid

1 comentario:

avanti dijo...

Muy bueno frid¡
Las elecciones pasadas, las del 14-M las ganó Aznar.
Quizá te refieras a las precedentes pero yo me lo tomo así:Todas las encuestas daban ganador al PP y a Aznar, tras ocho años de avances para todos:sindicatos, derechos sociales,libertad de expresión, economía boyante...
Saludos.