miércoles, septiembre 27

Sobre fe, razón y libertad

El Papa Benedicto XVI en el Aula Magna de la Universidad de Ratisbona, en el magistral discurso que pronunció hizo unas lúcidas reflexiones sobre la religión y la libertad del hombre, para proclamar la incompatibilidad de la violencia y la amenaza con la inculcación en el ser humano de una sincera profesión de fe. Al hilo de este argumento, bien expresivo del profundo humanismo del Santo Padre y de su compromiso con la libertad individual, Benedicto XVI condenó el ejercicio de la violencia en nombre de la fe, citando concretamente el «yihad» como un acto de agresión a Dios.

Sin embargo, como informó el director de la Sala de Prensa de la Santa Sede: "Debido a las reacciones de dirigentes musulmanes sobre algunos párrafos del discurso del Papa en la Universidad de Ratisbona es oportuno resaltar que, como se desprende de una cuidadosa lectura del texto, el Pontífice rechazaba de manera clara y radical las motivaciones religiosas de la violencia… Ciertamente no era su intención ofender la sensibilidad de los musulmanes".

Respetar lo sagrado es una de las constantes en los discursos del Papa en este caso aparecía claramente la advertencia "dirigida a la cultura occidental" para que se evite el desprecio de Dios y el cinismo que considera el desprecio de lo sagrado un derecho de libertad. En clara alusión a la supuesta tolerancia que reivindican los que atentan contra las creencias de otros, el Papa afirmó también en la misa que ofició el 10 de septiembre en Munich que "tolerancia significa respetar aquello que para otros es sagrado". Desgraciadamente esto no lo oyeron ni islamistas ni laicista.

Jesús D. Mez. Madrid

3 comentarios:

vitio dijo...

El radicalismo islamista es, desgraciadamente, bastante fuerte. Y quienes pretenden comparar a los líderes religiosos musulmanes, con el papa, se equivocan.

Un saludo, Frid.

frid dijo...

Tienes razón Vitio.

joseluis dijo...

«Nosotros estamos con el Papa»
--------------------------------------------------------------------------------
Con relación a los ataques proferidos por exponentes islámicos contra Benedicto XVI, don Julián Carrón, presidente de la Fraternidad de Comunión y Liberación, ha difundido la siguiente declaración:

«Respecto a las acusaciones contra Benedicto XVI, resultan evidentes tres cosas: 1) el Papa no quería en absoluto ofender a los creyentes islámicos, sino invitar a todos a hacer un uso correcto de la razón; 2) el Papa es plenamente consciente de algunos aspectos extremos de las vicisitudes del Islam, que son verdades de la historia que están ante los ojos de todos; 3) hay una intolerancia respecto a la crítica pacífica que es intolerable, tanto por lo que se refiere a las posiciones preconcebidas de ciertos exponentes islámicos como a la indiferencia y la superficialidad de muchos comentaristas occidentales.

«Nosotros estamos con el Papa. Cuando afirma que “no actuar según la razón es contrario a la naturaleza de Dios” Benedicto XVI dice una verdad que vale para cualquiera, empezando por los cristianos.

«Esta posición del Papa salva la posibilidad de una auténtica experiencia religiosa para todo hombre y permite un encuentro en paz. No es cuestión de choque de civilizaciones, sino de la experiencia elemental de los “pobres de espíritu” de cada religión: éstos viven una relación razonable con Dios, a partir de las exigencias de verdad, belleza, justicia y felicidad que tiene el corazón de todo hombre, y precisamente por esto no pueden seguir las degeneraciones violentas de quienes, en nombre de una ideología, renuncian a la razón por un poder, estén en Occidente o en cualquier otro lugar».

Oficina de prensa de Cl
Milán, 15 de septiembre de 2006.