lunes, septiembre 4

África simplificada. ¿Qué estamos haciendo mal cuando se huye de todo un continente?


África simplificada. ¿Qué estamos haciendo mal cuando se huye de todo un continente?

Para entender el África de los cayucos y de las pateras no podemos mirar sólo a los que vienen con riesgo de su vida. ¿De donde huyen?

Dice Kapuscinski en “Ébano”: “El problema de África consistía en la contradicción entre el hombre y el medio, entre la inmensidad del espacio africano (¡más de treinta millones de kilómetros cuadrados!) y el hombre, indefenso, descalzo y pobre: su habitante (...). Lo más frecuente era que grupos, clanes o pueblos poco numerosos viviesen aislados, perdidos y diseminados por el vasto y hostil territorio, y mortalmente amenazados por la malaria, la sequía, el calor y el hambre (...). Esta forzada movilidad de su población ha hecho que en el interior de África no haya ciudades antiguas, tan antiguas –como las de Europa o de Oriente Medio- que se hayan conservado hasta hoy. Otra situación parecida –una vez más a diferencia de Europa y de Asia- : un gran número de comunidades (algunos dicen que todas) ocupa territorios en que no había vivido antes”.

Hay que pensar que cuando un pueblo entero huye es porque hay una guerra o un tirano o hay hambre. Las grandes emigraciones europeas o asiáticas han sido precedidas siempre de uno de esos jinetes. En África se dan los tres jinetes al tiempo con bastante frecuencia. En Sudán se persigue a los católicos; en el áfrica subsahariana hay hambre; en Costa de Marfil hay conflictos tribales. Sólo se solucionará el problema de la inmigración africana si se busca remedio a estas tres lacras. Pero hay que distinguir las dos primeras sobre las que se puede incidir a través de la política, la educación, las ayudas al desarrollo, y la última: la hostilidad del medio. Esa hostilidad del medio también protegió el África interior de la voracidad colonial europea; pero cambiar el medio supone cambiar el paradigma ecológico.

¿Qué política llevamos a cabo en el continente africano? Unos países europeos tienen ahí puestos intereses económicos, y tienen un cierto compromiso con sus antiguas colonias. Otros invertimos en la costa del Magreb intentando generar ahí un mínimo bienestar económico que reduzca la inmigración, si bien en algunos casos el gran beneficiado es el déspota correspondiente. Pero España ha inventado el procedimiento de transparencia de fronteras: la inmigración salvaje.

¿Qué logramos con esa inmigración?: que se vayan de esos países justamente los que tienen más medios; que pongan agua por medio los más capacitados; dejando todavía más indefensos esos territorios. Y, nunca hablamos de la situación política de esos países de origen de la inmigración. ¿Ahí no interesa incidir? ¿Por qué huyen los más capacitados?

Y ¿qué ofrecemos a esos inmigrantes?: probablemente para ellos el paraíso. Aunque a muy corto plazo se genere un mercado de contratos basura y otras cosas innombrables debido al nulo control que se hace. La mayoría no volverá a su patria. Nadie vuelve a pasar calor y hambre.

Lo único que queda es esperar a que se deshabite esa parte del planeta. Quedará de nuevo ahí el misterioso y desconocido continente como un fracaso al desarrollo en pleno siglo XXI.

frid

6 comentarios:

El Espantapájaros dijo...

Es terrible el problema de la inmigración ilegal. Y, al final, todas las partes salen perjudicadas. Nosotros por el gasto de medios y los muchísimos problemas que trae consigo una inmigración ilegal descontrolada; ellos porque, en la avalancha y en el desbordamiento, no encuentran el paraíso que han venido buscando y acaban malviviendo; y África porque, como usted ha explicado, pierde a sus hijos más capacitados y arrojados, los que podrían empezar a sacarla de la miseria.

De todas maneras, el fracaso de nuestro Gobierno en este aspecto es igualmente terrible. Además, da la impresión de que los tan deseados medios de vigilancia no sirven para nada, porque, en rigor, no impiden la llegada de nuevas embarcaciones, sólo las recogen y llevan a tierra junto con Salvamento Marítimo. Es decir, que, por una vez más, los españoles estamos apañados. Los primeros de Europa.

Un saludo

El sobrino de Atilano Nicolás dijo...

Un ordenamiento internacional (me refiero a leyes internacionales repaldadas por la voluntad de los países desarrollados) que garantizase las políticas internas de los países -ya sé que suena a ingerencia en política interior de los países-, podría animar a empresas de países desarrollados a invertir en esos países y lo harían, pues África podría ser una "mina" para el turismo, la agricultura, la pesca, etc.
Tendrán que elegir entre dejar que los países desarrollados respalden sus programas políticos o permanecer en la miseria actual, con sus gentes muriendo o huyendo.
No obstante conviene reconocer públicamente la labor de todas esas asociaciones de voluntarios -principalmente las vinculadas a las Iglesias Católica y Protestantes- que cuando todos quieres marcharse, allí van y allí permancen ayudando a los más indefensos en medio de luchas tribales y otras calamidades que asolan el continente. Gracias a la Iglesia Católica y a su "tozudez" en luchar contra el SIDA "sin preservativos" países africanos -sin dinero- vencen a esta enfermedad mientras en países de Europa el número de contagiados va en aumento.

vitio dijo...

Suscribo las palabras de "Espantapájaros" y creo que los inmigrantes se hacen una idea que no es la correcta. Seguramente por las mafias, que hay que combatir. Y por supuesto quitarnos la idea de "derecha=quiere que se muera el inmigrante", "izquierda=a favor del inmigrante".
Un saludo, vitio.

frid dijo...

Por mi parte pienso que el Gobierno no hace nada; es un muerto que deja que se lo coman por los pies. Les da igual el origen del fuego, no lo atajan; simplemente esperan que nosotros reaprtamos. Porque ellos seguirán con sus sueldos sin recortarlos. Que nos subirán los impuestos es un hecho. La excusa los millones de inmigrantes, carne de subsidio, que aún así viven infinitamente mejor que en un país con gobernantes corruptos.

avanti dijo...

"Hay que pensar que cuando un pueblo entero huye es porque hay una guerra o un tirano o hay hambre".
No es eso lo que decían quienes abusan ahora del gobierno en este país cuando estaban en la oposición. Y con su demagogia fácilmente asimilable por las masas en forma de mala conciencia el ejecutivo anterior tuvo que 'comulgar con ruedas de molino'.
Y de aquellos polvos estos lodos.
Ahora, estos social-internacionalistas han puesto muro, pero del duro, a quienes son expulsados por gobiernos con los que antes, en la oposición, con tal de dar en la cara al pp,pactaban lo que fuese aunque del mismísimo diablo se tratase.
desde mi punto de vista, moralmente su escupitinajo se las caído encima de su cara y, claro está, con efectos colaterales injustos en las personas, la sociedad y, espero, en el cuerpo electoral.
igual ocurrirá con el maldito aborto.sabes que estoy en contra,no?
no daría un brazo entero por el pp, pero a estos ni les pediría perdón en caso de equivocarme. quien roba a un ladrón...
¡malditos demagogos¡
saludos frid.
leí tu comentario y el de eduardo, me parecieon interesantes.
debo, no obstante, releerlos.
es tarde...

avanti dijo...

"Y con su demagogia fácilmente asimilable por las masas en forma de mala conciencia".
Me refiero a los 'busnos chicos' que ahora nos desgobiernan.